Latest Posts:

Mostrando las entradas con la etiqueta alcohol. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta alcohol. Mostrar todas las entradas

13 de septiembre de 2018

¿Es cierto que el agua tónica se inventó como vacuna? Y el origen del Gin Tonic


En realidad ya se sabía que la quinina curaba el paludismo (malaria), y lo que hicieron los colonos ingleses de la India fue mezclarla con el agua carbonatada, para hacerla más llevadera (la quinina es amarga).

Se cree que esta sustancia evita que el parásito plasmodio metabolice la hemoglobina del glóbulo rojo, o bien consigue que este acumule demasiada hemoglobina parcialmente metabolizada en su organismo.

Historia de la quinina

La quinina es el más fuerte de los cuatro alcaloides que se encuentran en la corteza de los árboles del género Cinchona. De estos árboles existen aproximadamente 23 especies, todas oriundas de América del Sur y crecen a lo largo de la cordillera oriental de los Andes.

Su descubrimiento se remonta al siglo XVIII durante una de las grandes expediciones científicas que se organizaban a Sudamérica desde Europa. Fue en 1633.

Cuentan que un jesuita español descubrió que los indios de América Central usaban la corteza molida de unos árboles que ellos llamaban ‘quina quina’ para curar la malaria.

Los monjes utilizaron este remedio para salvar de la muerte a la condesa de Chinchón, Ana de Osorio, esposa del virrey de Perú, aquejada de lo que por entonces denominaban ‘fiebre de los pantanos’.

Dicen que la condesa volvió a España y recomendó su uso para curar las fiebres y así, la corteza de ‘quina quina’ pasó a llamarse el ‘polvo de la condesa’.

Pero, hoy en día esta leyenda es más que discutida, dado que no es cierto que la condesa volviera a España y tampoco hay datos que indiquen que padeciera malaria.

Lo que sí es cierto es que la primera planta que llegó a España del árbol ‘quina quina’ desde Perú está en el Herbario del Real Jardín Botánico CSIC en Madrid. Más información en RTVE.

Historia del agua tónica

Si hablamos de tónica seguro que te viene a la cabeza Schweppes, Nordic o Fever-Tree y a eso me refiero, estos refrescos que usamos para mezclar con nuestras ginebras favoritas o disfrutarlas solas, cada una con su toque amargo tan característico y especial. Las tónicas nacieron como medicina natural contra la malaria gracias a los británicos a mediados del siglo XIX en la India en los territorios llamados Raj. La quinina es su ingrediente clave, una sustancia extremadamente amarga que se extrae de la corteza del quino un árbol originario de los Andes, también llamado árbol de la fiebre o fever tree.

En 1840, el ejercito británico desplazado en la India consumía al año más de 70 toneladas de corteza de quinina para combatir la malaria.Era tan amarga que para poder tomarla la mezclaban con azúcar y zumo de lima o limón diluido en agua. Así se puede decir que nacieron los primeros tónicos. En 1858. Erasmus Bond se hizo con la receta colonial y patentó la primera tónica con gas disuelto y aromatizado con quinina y naranja amarga.

ruto del éxito, en 1870 apareció el fabricante más famoso, Schweppes, comenzando a elaborar Indian quinine Tonic, destinada para los colonos británicos en la India, quienes la mezclaban con hielo y ginebra como bebida de tarde.

Mucha gente cree que Jacob Schweppe, fue el que inventó la tónica pero falleció en 1821, unos 37 años antes de que Erasmus Bond patentara la primera agua tónica. Esta receta con más de 150 años  no tiene nada que ver con las tónicas actuales. Antes eran mucho más amargas y vegetales, mucho más fuerte en sabores añadidos. El objetivo era camuflar el intenso amargor de la quinina con azucares y cítricos añadidos.

Las tónicas actuales ya no son medicamentos sino refrescos y por tanto el nivel de quinina y de amargor es de unas 500 veces menor que las de antes, inspiradas en la receta original pero con ingredientes más ligeros.


BONUS: Como preparar una ginebra con agua tónica, el clásico Gin Tonic:

18 de agosto de 2018

Las bacterias se están volviendo resistentes a los desinfectantes de manos

Un estudió encontró que las bacterias están aprendiendo a adaptarse para sobrevivir frente a desinfectantes de manos a base de alcohol.


Hace poco se conoció que las bacterias estarían trasmitiendo su resistencia a los antibióticos a través del aire. Ahora, una nueva investigación publicada en Science Translational Medicine, ha encontrado que incluso los desinfectantes hospitalarios de alta resistencia están perdiendo efectividad contra las superbacterias.

El estudio, llevado a cabo por científicos australianos, encontró que las bacterias están aprendiendo a adaptarse para sobrevivir frente a desinfectantes de manos a base de alcohol. Así mismo, específicamente la bacteria Enterococcus faecium, una de las principales causas de infecciones en los hospitales, se está volviendo más resistente al alcohol en sí.

“Vamos a necesitar procedimientos adicionales”

Un grupo particular de bacterias, conocidos como Enterococos resistentes a la vancomicina (VRE), parece haber mutado para resistir el alcohol. Aunque la mutación en sí es peligrosa, aun no se debe descartar el uso de desinfectantes.

"Este no es el final de la higiene de manos en el hospital, que ha sido uno de los procedimientos de control de infecciones más eficaces que hemos introducido en todo el mundo", dice uno de los miembros del equipo, el microbiólogo molecular Tim Stinear del Instituto Peter Doherty en Australia. "La OMS lo recomienda".

"Pero no podemos confiar únicamente en los desinfectantes a base de alcohol y para algunas bacterias, como el VRE, vamos a necesitar procedimientos y políticas adicionales”, añade Stinear. “Para el hospital, estos serán los regímenes de súper limpieza, que incluyen desinfectantes alternativos, tal vez basado en cloro ".
El experimento 
Para su estudio, los investigadores probaron un total de 139 muestras de E. faecium tomadas de pacientes antes y después de la adopción generalizada del desinfectante de manos a base de alcohol en hospitales australianos, que abarca un período de 1997 a 2015.

Después de que estas muestras fueron expuestas a una solución de alcohol desinfectante, se descubrió que las bacterias recolectadas después de 2010 eran unas diez veces más tolerantes a la sustancia. En pruebas adicionales, algunas de las muestras de bacterias se aplicaron a jaulas de ratones, y luego se limpiaron usando toallitas desinfectantes de uso hospitalario.

Los ratones que fueron colocados en una jaula con una cepa de E. faecium del 2012 mostraron rastros de la bacteria en sus heces, una clara indicación de que el alcohol no fue tan eficaz en comparación con las cepas anteriores. Las últimas cepas de bacterias demostraron ser aún más resistentes.
La resistencia al alcohol es paralela a la de los antibiótico 
El análisis genético adicional de las bacterias resistentes al alcohol reveló que habían desarrollado mutaciones en genes específicos relacionados con el metabolismo celular. Sin embargo, la resistencia al alcohol parecía tener una base genética diferente a la resistencia de las bacterias a los antibióticos en general.

El grupo de bacterias VRE es particularmente peligroso para los pacientes que han tenido un tratamiento con antibióticos que ha alterado la composición normal de sus bacterias intestinales. Lo que quiere decir que algunas de las personas que están más enfermas en el hospital corren mayor riesgo, debido a que los virus VRE pueden causar infecciones en el tracto urinario, las heridas y el torrente sanguíneo, y ya son resistentes a varias clases de antibióticos.

Por eso, el siguiente paso es más investigación. Más estudios que cubren más hospitales, más países y más cepas de bacterias, y que intenten establecer un vínculo definitivo entre la mayor tolerancia de E. faecium y la introducción de desinfectante de manos en los hospitales.

Mientras tanto, es importante recordar que el lavado de manos con desinfectantes debe darse por un periodo de 20 a 30 segundos y con mucha fricción. Además, de un aislamiento más eficiente del paciente y buscar regímenes de limpieza más completos, sugieren los investigadores.

Las superbacterias se están haciendo cada vez más comunes. Hace solo dos días se reportó en caso de una bacteria llamada Klebsiella pneumoniae que había matado a 10 bebes recién nacidos en México.


Con información de:


10 de abril de 2018

El consumo reducido de alcohol puede ayudar a reducir la inflamación del cerebro y eliminar toxinas

  • La ingesta prolongada de cantidades excesivas perjudica el sistema nervioso

  • El consumo de bajo a moderado se asocia con un menor riesgo de demencia

  • Pero cuando es elevado con el tiempo aumenta el riesgo de deterioro cognitivo

Investigadores del Centro Médico de la Universidad de Rochester, en Estados Unidos, han demostrado que unos niveles bajos de consumo de alcohol pueden ayudar a reducir la inflamación del cerebro y ayudarle a eliminar toxinas, incluidas las asociadas con la enfermedad de Alzheimer.

"Se sabe que la ingesta prolongada de cantidades excesivas de etanol tiene efectos adversos sobre el sistema nervioso central, pero en este estudio hemos demostrado por primera vez que, en dosis bajas, puede resultar beneficioso para la salud del cerebro", ha destacado Maiken Nedergaard, principal autor del estudio que ha publicado la revista Scientific Reports.

El hallazgo se suma a un creciente cuerpo de evidencia que apunta a los beneficios para la salud de dosis bajas de alcohol, en contraposición a lo perjudicial que resulta su consumo excesivo, ya que también se ha vinculado con un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

La investigación de Nedergaard se ha centrado en el sistema linfático, en un proceso de limpieza único del cerebro que junto a su equipo describieron por primera vez en 2012, cuando mostraron cómo el líquido cefalorraquídeo se bombea hasta el tejido cerebral y elimina los desechos, incluidas las proteínas beta amiloide y tau que se han vinculado con el Alzheimer y otros tipos de demencia.

El sistema linfático es más activo mientras uno duerme

En un estudio posterior demostraron que el sistema linfático es más activo mientras uno duerme, puede deteriorarse cuando se produce un accidente cerebrovascular o un traumatismo craneoencefálico, y mejora con el ejercicio.

En este caso, su investigación consistió en evaluar en ratones el impacto de la exposición al alcohol, tanto aguda como crónica.

Cuando estudiaron los cerebros de animales expuestos a niveles más elevados de alcohol durante mucho tiempo, observaron altos niveles de marcadores moleculares de inflamación, particularmente en células llamadas astrocitos, que son reguladores clave del sistema linfático. Asimismo, también notaron un deterioro de las habilidades cognitivas y motoras de los roedores.

En cambio, los animales que estuvieron expuestos a niveles más bajos de alcohol mostraron menos inflamación en el cerebro y su sistema linfático fue más eficiente a la hora de mover el líquido cefalorraquídeo a través del cerebro y eliminar los desechos, en comparación con los ratones del grupo control que no fueron expuestos al alcohol. Asimismo, el rendimiento de los animales en las pruebas cognitivas y motoras evaluadas fue idéntico al del grupo control.

"Hay estudios que han demostrado que el consumo de alcohol de bajo a moderado se asocia con un menor riesgo de demencia, mientras que cuando es elevado con el tiempo aumenta el riesgo de deterioro cognitivo. Y este estudio puede ayudar a explicar esta relación, especialmente los beneficios del consumo reducido para la salud general del cerebro", ha explicado Nedergaard.

Fuente:

RTVE Ciencia

7 de junio de 2017

¿Por qué uno vomita después de beber mucho alcohol?

La náuseas y el vómito aparecen cuando el porcentaje de alcohol en la sangre es del 20%. Al 30%, aumenta el riesgo de atorarse al vomitar, lo que puede ser mortal.

Luego de una intensa noche de copas, es común terminar arrodillado a merced del inodoro debido a un fuerte episodio de vómitos. Pero, ¿por qué el alto consumo de alcohol conlleva a esta desagradable situación?


De acuerdo a un trabajo de la Universidad de Texas en Dallas (EE.UU.), el vómito puede ocurrir porque el alcohol irrita e inflama el estómago, alterándolo. Es por eso que el alto consumo de este tipo de bebidas puede conllevar a sufrir de gastritis.

Hay que tener en cuenta que consumo excesivo de alcohol se define como cuatro o más bebidas en dos horas para las mujeres y cinco o más para los hombres, según la Clínica Mayo (EE.UU.). Además, el nivel de alcohol etílico varía dependiendo de la bebida: el vino tiene un 13%, la cerveza 5 %, los aguardientes hasta un 70 % y los licores hasta un 50%.

Un artículo de la Universidad Estatal de Colorado indica que el vómito es el final de una serie de eventos desencadenados por el exceso de alcohol.

Las náuseas y el vómito aparecen cuando el porcentaje de alcohol en la sangre es del 20%. Están vinculados a una disminución de la motilidad gástrica o las contracciones de los músculos gástricos lisos en el estómago, así como a un aumento en el tono de la pared muscular del intestino delgado. Al 30%, aumenta el riesgo de atorarse al vomitar, lo que puede se mortal.

Por otro lado, el portal Netdoctor señala que cuando se consumen sustancias tóxicas se alerta un área del cerebro llamada centro de vómitos, que tiene como objetivo el deshacerse de este exceso a través de este movimiento involuntario.

La Universidad de Michigan recomienda esperar varias horas antes de comer luego de haber vomitado. Es recomendable beber pequeñas cantidades de agua cada 15 minutos por unas cuatro horas. Alimentos suaves como plátanos, arroz, compota de manzana, tostadas o galletas son buenas alternativas tras un episodio de vómitos.

Tomado de:

20 de marzo de 2016

"Beber con el cuerpo", la nueva forma de consumir alcohol entre adolescentes

Una publicación de la Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Pública del Instituto Nacional de Salud (INS) alertó que a través de las redes sociales se están difundiendo nuevas formas de beber alcohol entre los jóvenes, denominadas “beber con el cuerpo”.


Entre estas modalidades que se describen en el artículo, se encuentran el eyeballing, los oxy shots y el “tampodka”. El primero consiste en introducir alcohol directamente a la mucosa ocular. El efecto alcohólico es mínimo pero se evita que ingrese al sistema circulatorio.  


En cambio, por medio del Oxy shot se inhala alcohol con oxígeno en aerosol como si fuese un broncodilatador para conseguir una mayor absorción y rápida acción del trago. Esta técnica, que impide el metabolismo hepático, es aprovechada por los consumidores de cocaína.

El “tampovodka” por su parte o Tampax on the Rock consiste en usar tampones embebidos generalmente en vodka que los consumidores se introducen por la vagina o el ano.

Los autores del artículo, Carlos Carrasco Farfán, César Quispe, Javier Quispe y Lily Ávalos, explican que este método permite potenciar el impacto tóxico del alcohol pues evita el paso por el hígado y va directamente a la circulación sanguínea. 

Estas nuevas vías de administración son originarias de Europa y Estados Unidos pero ya se practican en países latinoamericanos como Colombia y México. En el Perú aún no hay reportes ni investigaciones sobre esta problemática a pesar de que los adolescentes están expuestos a estas técnicas debido a la interacción cada vez mayor con las redes sociales, indicaron.

"Al haber pocas publicaciones científicas sobre estas prácticas, los efectos clínicos no están bien determinados. Sin embargo, fisiopatológicamente el eyeballing afecta gravemente las córneas y existe la posibilidad de que la persona pierda la visión. De igual forma, se podrían manifestar enfermedades pulmonares en el caso de los oxy shots e incrementar lesiones de mucosas e infecciones al realizar el “tampodka”, señalaron los investigadores.

En los últimos años para el consumo de alcohol se están utilizando vías alternas a la digestiva. La presión grupal tiene mucha influencia en estos jóvenes con ánimos de “experimentar”. A este fenómeno se le conoce como binge drink. 

El abuso en el consumo de alcohol desde la adolescencia genera consecuencias perjudiciales tanto físicas como mentales. 

La presente investigación se encuentra en el enlace
http://www.rpmesp.ins.gob.pe/index.php/rpmesp/article/view/1779
Tomado de:

24 de junio de 2015

¿Qué es mejor: beber todos los días un par de copas o una gran borrachera de fin de semana?

¿Qué es peor: un par de copas diarias o una gran borrachera los fines de semana? O, si lo prefiere: ¿qué es mejor para la salud: beber todos los días un par de copas (el límite de alcohol aconsejado por algunos expertos) o consumir el equivalente acumulado en una única y gran borrachera de fin de semana?

Es el debate eterno entre quienes prefieren completar su cuota alcohólica semanal de una vez en una noche de juerga y darle al hígado seis días para recuperarse, versus los que creen que la moderación es la clave para beber diariamente pero sin darle un descanso a ese órgano vital.
Y dos médicos gemelos, presentadores de televisión, decidieron poner ambas teorías a prueba con sus propios cuerpos para el programa Horizon, el espacio insignia de ciencia de la BBC.
Con resultados sorprendentes.

¿Cuánto alcohol es recomendable?


Los doctores Christopher y Alexander van Tulleken (Chris y Xand) son hermanos gemelos idénticos conocidos por sus innovadores programas educativos de televisión en los que se someten a condiciones extremas para entender y explicar cómo funciona el cuerpo humano.
Con la asistencia de especialistas del Hospital Royal Free en Reino Unido, que ya tenían experiencia en estudios sobre el consumo de alcohol, el doctor Chris y el doctor Xand empezaron una prueba que duró dos meses.
Lo primero que descubrieron es que las guías de consumo de alcoholestablecidas por el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS) no tienen muchas bases científicas.
Fundamentalmente, el NHS le recomienda a los hombres que beben todos los díasno consumir más de 3 o 4 unidades diarias.
Mientras que las mujeres no deberían tomar regularmente más de 2 o 3 unidades.
Y si uno ha bebido intensamente en una sola sesión, es aconsejable evitar el alcohol durante las siguientes 48 horas.
Tres unidades de alcohol son más o menos equivalentes a un par de copas de vino, dos cervezas o dos tragos pequeños de bebidas espirituosas.
Aunque hay que tener en cuenta que el volumen etílico fluctúa según la variedad de la bebida: hay vinos mucho más fuertes que otros, cervezas con mayor contenido alcohólico y licores con un porcentaje más alto de graduación.

Un mes sin trago, un mes con trago

Para iniciar la prueba los hermanos van Tulleken tuvieron que "limpiar" sus organismos para alcanzar condiciones similares sobre las cuales hacer las mediciones posteriores.
El artículo completo en:

14 de agosto de 2014

BBC: Cuáles son las depresiones con más propensión al suicidio


Williams reconoció públicamente sus problemas con la depresión y el abuso de sustancias.

El suicidio del afamado actor estadounidense Robin Williams, quien durante mucho tiempo estuvo batallando con la depresión y la adicción al alcohol y las drogas, ha puesto nuevamente en el foco la alta incidencia de las enfermedades mentales en el mundo.

Cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalan que más de 350 millones de personas sufren de depresión en el mundo y que cada año se registra un millón de suicidios.
Según su publicista, Williams, de 63 años, estaba completando un programa de 12 pasos por abuso de drogas y había estado lidiando con una severa depresión.

"Hay distintos tipos de depresión: leve, moderada y severa", le dijo a BBC Mundo el psiquiatra Roger Montenegro, miembro del consejo de dirección de la Fundación Mundial para la Salud Mental (WFMH, por sus siglas en inglés).

"La moderada y la severa, que solía ser llamada clásicamente como melancolía, son las medicadas. A su vez hay depresión severa con o sin síntomas psicóticos", agregó.

Junto a otras enfermedades

Montenegro, quien también preside la Fundación Contener Argentina (para la defensa de los derechos de las personas que sufren trastornos mentales), indicó que la depresión también suele ir acompañada de otros males.


Según la OMS 350 millones de personas sufren de depresión mundialmente con aproximadamente un millón de suicidios registrándose cada año.

"Hay una frecuente comorbilidad (presencia de uno o más trastornos), una coexistencia vinculada a otras enfermedades físicas o mentales". 

Igualmente es usual la relación entre el abuso de sustancias y las enfermedades mentales. "El alcohol y las drogas hacen más vivible la enfermedad, pero no sacan al enfermo de la depresión, sino que terminan acentuando la sensación de culpa o de no tener futuro".

"Lo mismo ocurre con pacientes de esquizofrenia que pretenden aliviar sus síntomas con el consumo de sustancias".

En el caso de Williams, se ha hablado también del llamado "síndrome del payaso triste" asociado con comediantes con trastornos mentales que los esconden con "una formación reactiva, un mecanismo de defensa con esa falsa euforia que es saludable para el público, pero que no resuelve su conflicto".
clic Vea: Robin Williams: cómo humor y depresión van a menudo de la mano

Prevención de suicidios


Ya en sus formas más profundas la depresión puede ir unida a otros síntomas que pueden desencandenar en intentos de quitarse la vida.

En ese sentido, los expertos indican que el suicidio raramente es provocado por un solo factor y que situaciones como problemas económicos o de malas relaciones personales contribuyen a incrementar el sentimiento de desesperanza.

"La incidencia de suicidios es mayor cuando la depresión no es tratada", subrayó Montenegro apuntando que la persona suele dejar pistas y, en el 70% de los casos, informa algunos días antes sus intenciones.

Mientras tanto, el estigma y la discriminación siguen siendo muy comúnes cuando se habla de la depresión y otros trastornos mentales.

Y mitos como asumir que la persona enferma tiene una "debilidad personal" aún persisten. Sin embargo, Montenegro comentó que, en general, "ahora se recurre más a pedir ayuda".

"Antes se tendía más a somatizar los trastornos mentales", apuntó señalando que en el tratamiento debe "prevalecer la concepción humanística, ponerse en el pellejo del paciente que padece la enfermedad".
 
Fuente:
 
BBC Mundo

5 de julio de 2014

El consumo de alcohol antes de la concepción puede influir en el hijo

Un nuevo estudio revela que el consumo excesivo de alcohol por parte del hombre justo antes de la concepción puede influir negativamente en la relación de su hijo hacia la bebida. Esto es, se establece una relación entre los factores genéticos y el alcoholismo.

El trabajo, llevado a cabo por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pittsburgh (EEUU), tenía como objeto probar la hipótesis de que el consumo de alcohol y la sensibilidad neurobiológica al mismo estaban influenciadas por la exposición previa al alcohol. Para ello, expusieron regularmente a ratones machos a vapor de etanol durante un período de cinco semanas, lo que condujo a unos niveles de alcohol en sangre ligeramente más altos que el límite legal del ser humano para poder conducir.

Tras esto, los ratones se aparearon con hembras que no habían sido expuestas al alcohol. Una vez que los ratones tuvieron descendencia, los investigadores descubrieron que las crías masculinas de éstos ratones eran muy susceptibles a sus efectos, pero no las femeninas. Así, estos ratones eran más vulnerables a los efectos del alcohol en cuanto al control del cuerpo y la ansiedad.

“Se sospecha que la descendencia de los ratones expuestos al alcohol obtendrían una sensibilidad de sabor mejorado para el alcohol, que parece ser el patrón para los seres humanos. Pero, por qué la descendencia femenina no parece verse afectada es todo un misterio por el momento”, afirma Andrey Finegersh, líder del estudio.

El trabajo ha sido publicado en la revista Plos One.

Fuente:

Muy Interesante

12 de febrero de 2014

Cuando el alcohol era una de las medicinas más usadas


Remedios con alcohol

Durante siglos el alcohol ha tenido un puesto en la historia farmacéutica, junto a las pastillas, pociones y hierbas medicinales.

Hubo un tiempo en que se aconsejaba unas gotas de ginebra para evitar la plaga, un trago de vino para "defender el cuerpo de la corrupción" y un sorbo de absenta para curar las lombrices.

Herramientas de boticario

Durante siglos, el alcohol tuvo un muy respetado lugar en las recetas de medicamentos.
Por supuesto, todo esto ha cambiado.

En la medida que ha crecido nuestro entendimiento del daño del alcohol a la sociedad y los individuos, los remedios con esa sustancia han cedido su lugar en las recetas médicas y han sido remplazados por consejos de abstenerse sólo a su uso prudente.

Ahora, una exhibición en el Colegio Real de Médicos de Londres hace un seguimiento de la utilización, algunas veces fatal, de estas medicinas por profesionales de la salud en los últimos siglos.

Beneficios con advertencia

Uno de los registros más antiguos en los muchos libros de cuero expuestos es la traducción del trabajo del inglés Roger Bacon, filósofo y escritor de alquimia y medicina del siglo XVII.

Libro

Según los escritos (publicados en 1683), Bacon sugiere que el vino podría "preservar el estómago, fortalecer el calor natural, ayudar a la digestión, defender el cuerpo de corrupción y preparar la comida hasta que se convierta en la misma sangre".

Pero también reconoce los peligros de consumir etanol en exceso: "si se consume durante mucho tiempo, contrariamente ocasionará un gran daño: oscurece el entendimiento, afecta al cerebro, produce temblores en las extremidades y visión borrosa".

Los brebajes a base de vino también aparecen con frecuencia en los libros de cocina de los siglos XVI al XVIII, junto a los consejos generales de preparación de platos.

En una receta del siglo XVII se recomienda "una bebida excelente contra la plaga". Sus ingredientes incluyen ruda, salvia y casi un litro de vino, mucho más de los límites de alcohol recomendados hoy en día.

Lombriz intestinal

Herramienta para la absenta

La comisaria de la exhibición, Caroline Fisher, señala que "mientras que el vino tuvo su lugar en la historia más como un tónico fortalecedor, las bebidas espirituosas eran vistas con una luz distinta".

"Al mismo tiempo que eran consideradas como terapias, también servían como portadoras y preservativos de sustancias que de otra forma serían difíciles de embotellar y vender".

Por ejemplo, la absenta -destilada de hierbas como el ajenjo- durante años se usó para tratar la lombriz intestinal y otros parásitos.

No obstante, de acuerdo con el doctor James Nicholls, de Alcohol Research UK, para el siglo XVIII, las bebidas espirituosas como la ginebra eran consideradas por un creciente número de personas como la principal causa de alcoholismo, pobreza y crimen.

Hábitos alcohólicos

Hábitos alcohólicos

En 1725, la primera petición documentada del Colegio Real de Médicos expresó su preocupación sobre "el creciente y pernicioso uso de licores espirituosos".

En toda Inglaterra había un auge de la ginebra; métodos mejorados de destilación y una regulación poco estricta -en comparación con el vino y la cerveza- llevaron a que estas bebidas fueran asequibles para buena parte de la población.

Sin embargo, no fue sino hasta el siglo XIX que el alcohol fue visto como un problema consistente, explica la doctora Virginia Berridge de la escuela de Medicina Tropical e Higiene de Londres.

En la medida que Reino Unido fue haciéndose cada vez más industrializado y urbanizado, necesitó de trabajadores eficientes, lo que convirtió a la sobriedad en una virtud.

Empezaron a emerger movimientos de templanza, al principio algunos recomendaron restricciones sólo en algunas bebidas, pero con el tiempo la posición cambió a una abstinencia total.

Y a mediados del siglo XIX, los médicos tenían su propio movimiento de templanza.

Un comunicado de 1871 de la Sociedad Británica de Templanza Médica dice: "como se cree que la prescripción desconsiderada de grandes cantidades de líquidos alcohólicos... ha dado lugar, en muchos casos, a la formación de hábitos de intemperancia, los abajo firmantes -si bien no pueden abandonar el uso de alcohol para el tratamiento de ciertos casos- son, sin embargo, de la opinión de que ningún médico debe prescribir sin un serio sentido de responsabilidad".

La opinión sobre el alcohol de esa sociedad, y de la comunidad médica en general, fue cambiando gradualmente, en parte llevados por un mayor enfoque en la eficiencia y en los avances científicos que ofrecieron compuestos con un mayor potencial medicinal.

Para niños

Remedio para niños

Esta medicina tenía un 50% de alcohol.

Una de las piezas más modernas que se ofrecen en la exhibición es una botella de Atkinson's Infants Preservative, un remedio para bebés y niños que se comercializó entre 1919 y 1941.

El empaque asegura a los padres que se puede suministrar "con la mayor confianza", pues no tenía narcóticos. No obstante, el 50% de sus ingredientes era alcohol.

John Betts, del Museo de la Sociedad Real Farmacéutica, señala que "esto puede ser sorprendente, considerando lo que se sabía sobre los efectos del alcohol en ese tiempo".

"Pero no fue sino hasta 1941 que la legislación británica forzó a la industria farmacéutica a hacer una lista de todos los ingredientes en sus fármacos".

El Colegio Real de Médicos tiene una larga historia de crear conciencia de los daños a la salud causados por el alcohol.

Hoy en día asegura que "el alcohol es un factor en más de 40 enfermedades graves, incluyendo enfermedad de hígado y cáncer". También es una de las principales causas prevenibles de muerte.

Fuente:

BBC Ciencia

18 de enero de 2014

¿Es verdad que si aspiras un plumón puedes drogarte?

En un incisivo (como la mayoría) capítulo de South Park titulado Major Boogage se pone de moda inhalar pis de gato para colocarse. Finalmente, las autoridades optaban por eliminar la libre circulación de gatos por la ciudad y se instala una suerte de narcotráfico gatuno.

Y es que no importa que una sustancia esté prohibida en aras de controlar los usos recreativos de la misma: el ser humano siempre buscará la forma de embriagarse de otro modo. Por ejemplo, esnifando las sustancias volátiles qude los rotuladores a fin de provocar un efecto psicoactivo o un estado de alteración mental. Pero ¿es realmente así? Si abrimos una caja de rotuladores del colegio, ¿podemos colocarnos con el rojo, el verde o el amarillo?

Pues lo cierto es que sí. Y, junto al alcohol, es una de las drogas más consumidas por los adolescentes. Y no sólo rotuladores, sino otra serie de productos que pueden adquirirse legalmente en una tienda, como líquido para encendedores, disolvente, betún para los zapatos, o incluso desodorante. Tal y como explica Ken Jennings en su libro Manual para padres quisquillosos:
En efecto, son más habituales que los cigarrillos entre los alumnos de doce y trece años, según un informe de 2010, y cinco veces más comunes que el hachís. Y es una lástima, porque inhalar sustancias puede conducir a numerosos problemas de salud: depresión, lesiones en órganos, embolias e incluso la muerte. Los que lo hacen por primera vez no están exentos de sufrir una forma poco habitual pero potencialmente letal de parada cardíaca conocida como “síndrome de la muerte súbita por inhalación”.
Dependiendo de la marca, en un rotulador escolar podemos encontrar sustancias como acetona, butanol, cresoles, tolueno y xileno. Son especialmente eficaces los rotuladores permanentes. Si en un rotulador pone que es “no tóxico” significa que no lo es en tanto en cuanto lo uséis para dibujar, no para inhalarlo.

Fuente:

Xakata Ciencia

29 de noviembre de 2013

Si te rompes un hueso, no bebas alcohol

Consumir bebidas alcohólicas en exceso es nocivo para los huesos humanos, especialmente para la curación tras sufrir una fractura ósea, debido a que el alcohol reduce la presencia de mineral en su estructura. Así se desprende de un estudio realizado por investigadores del Centro Médico de la Universidad Loyola, en Chicago (EE UU), que proporciona una idea de cómo el alcohol retarda la curación en los niveles celular y molecular.

En los experimentos, un grupo de roedores fue expuesto a niveles de alcohol equivalente a tres veces el límite legal para conducir, mientras un grupo de control se expuso a cantidades idénticas de una solución salina. Los análisis mostraron que el callo, el tejido óseo duro que se forma alrededor de los extremos de los huesos fracturados, resultó menos mineralizado en los roedores que habían consumido alcohol, y el hueso que se formó no era tan fuerte.

Durante el proceso de curación, el cuerpo envía células madre inmaduras a un sitio de la fractura y, después de llegar al sitio, las células madre maduran hasta convertirse en células óseas. Dos proteínas, conocidas como SDF -1 y de OPN, están involucradas en el reclutamiento de células madre para el sitio de la lesión, pero en el grupo de ratones expuestos al alcohol, los niveles de OPN fueron significativamente más bajos.

A esto se suma que los ratones expuestos al alcohol mostraron signos de estrés oxidativo, un proceso que afecta a las funciones celulares normales, pues tenían niveles significativamente más altos de malondialdehído, marcador de este tipo de estrés.

Los investigadores plantean ahora dos posibles tratamientos para contrarrestar los efectos negativos del alcohol sobre la cicatrización ósea: inyectar células madre en ratones para mejorar la cicatrización y administrar NAC, un antioxidante que combate el estrés oxidativo. Si estas terapias resultan efectivas para los consumidores de alcohol en exceso, es posible que también puedan acelerar la curación en los no bebedores, apuntan los autores del estudio.

Fuente:

Muy Interesante

28 de octubre de 2013

Sprite: ¿Encierra la cura contra la resaca?

Científicos chinos probaron el efecto de 57 bebidas e infusiones diferentes en las enzimas que procesan el alcohol en el hígado.

Un equipo de científicos chinos de la Universidad Sun Yat-Sen investigó los efectos que 57 distintas bebidas gaseosas e infusiones causan en nuestras enzimas que metabolizan el alcohol, buscando así determinar que brebaje es el más favorable para recuperarse de la resaca (o cruda, caña, guayabo, etcétera dependiendo del lugar).

El artículo fue publicado en la revista Food & Function de la Royal Society of Chemistry. En éste, los investigadores describen el experimento que consistió en probar cómo los brebajes afectan a las enzimas alcohol deshidrogenasa (ADH) y aldehído deshidrogenasa (ALDH), las responsables de metabolizar el alcohol en el hígado.

La enzima ADH es la responsable de oxidar el etanol para convertirlo en acetaldehído (o etanal), el que luego es transformado por la enzima ALDH en acetato.

El asunto es que el acetaldehído es el principal factor para la aparición de la resaca, además de provocar varios efectos dañinos sobre nuestro cuerpo, por lo que se buscó la bebida que potenciara más la actividad del aldehído deshidrogenasa, pues así nuestro cuerpo procesaría más rápido al dañino acetaldehído.

Lo curioso fue el resultado: De todos los líquidos probados, los que mostraron un desempeño significativamente superior al resto fueron 惠宜苏打水 y 雪碧, más conocidos en occidente como el agua embotellada de Great Value (una marca de Wal-Mart) y la bebida Sprite, la cual los científicos creen que podría tener componentes que causan el mismo efecto en la ALDH que la taurina.

Esto no significa que ahora te debes dedicar a tomar Sprite con tequila, pisco, vodka, vino blanco
o fernet, pues además de que los ingredientes varían alrededor del mundo, los científicos aclararon que aún falta bastante por investigar, como por ejemplo replicar el experimento con personas, algo que ya están planificando.
Link: Food & Function (vía Phys.org)

Fuente:

FayerWayer

7 de octubre de 2013

Qué pasa en tu cerebro si te emborrachas

La intoxicación con alcohol reduce la comunicación entre dos áreas del cerebro que funcionan en conjunto para interpretar correctamente y responder a las señales sociales, de acuerdo con investigadores de la Universidad de Illinois en Chicago, que aparece publicada en la edición de septiembre de Psicofarmacología.


Investigaciones anteriores han demostrado que el alcohol suprime la actividad en la amígdala, el área del cerebro responsable de percibir las señales sociales, como las expresiones faciales.
Dado que el procesamiento emocional involucra a la amígdala, área del cerebro que se encuentra en la corteza prefrontal, responsable de la cognición y la modulación de la conducta, queríamos ver si había alteraciones en la conectividad funcional o la comunicación entre estas dos regiones del cerebro, que podrían ser la base de los efectos producidos por el alcohol", dijo K. Luan Phan, profesor de psiquiatría de la UIC.
Phan y sus colegas examinaron los efectos del alcohol en la conectividad entre la amígdala y la corteza prefrontal durante el procesamiento de los estímulos emocionales -fotografías de caras felices, temerosas y enojadas- mediante el uso de imágenes de resonancia magnética funcional, técnica de imagen que permite a los investigadores ver qué áreas del cerebro que están activas durante la realización de varias tareas.

Los participantes fueron 12 bebedores sociales (10 hombres, dos mujeres) con una edad media de 23 años. Su promedio reportado fue de 7.8 episodios de borrachera al mes, de acuerdo con los especialistas, consumir cinco o más bebidas para los hombres y cuatro o más bebidas para mujeres los pone en alto riesgo de desarrollar dependencia al alcohol.

A los participantes se les dio una bebida que contenía una dosis alta de alcohol (16%) o un placebo. Después tuvieron una exploración con resonancia magnética mientras trataban de igualar fotografías de rostros con la misma expresión.

Se les mostraron tres caras en una pantalla -una en la parte superior y dos en la parte inferior- y se les pidió que eligieran la cara en la parte inferior que mostraba la misma emoción que la que está en la parte superior. Los rostros estaban enojados, temerosos, felices o neutrales.

Cuando los participantes procesaron imágenes de caras enojadas, temerosas y felices, el alcohol redujo el acoplamiento entre la amígdala y la corteza orbitofrontal, un área de la corteza prefrontal implicada en el procesamiento de la información socio-emocional y en la toma de decisiones.

Los investigadores también notaron que el alcohol redujo la reacción de la amígdala a las señales de amenaza en rostros enojados o temerosos .
Esto sugiere que durante la intoxicación alcohólica aguda, las señales emocionales que amenaza no se procesan en el cerebro de forma normal porque la amígdala no responde como debe ser", dijo Phan.
La amígdala y la corteza prefrontal tienen una relación dinámica e interactiva. Cuando la amígdala y la corteza prefrontal interactúan podemos evaluar con precisión el medio ambiente y modular nuestras reacciones a ella. Si se desacoplan estas dos zonas, como sucede durante la intoxicación alcohólica aguda, nuestra capacidad de evaluar y responder de forma adecuada al mensaje no verbal que transmiten los rostros de los demás, puede ser afectada. Esta investigación nos da una mejor idea de lo que ocurre con la intoxicación alcohólica, incluyendo desinhibición social, la agresión y el aislamiento".

Fuente:

QUO

Más sobre los efectos del alcohl en la siguiente imagen (click para agrandar)


22 de septiembre de 2013

Video: Una campaña impactante para no conducir ebrio

Impactante campaña de tráfico grabada en un baño de un pub del norte de Londres. Una acción totalmente de infarto para concienciar sobre el peligro de conducir bajo los efectos del alcohol. Mira…



Tomado de:

Mi Brújula

13 de septiembre de 2013

Ig Nobel: Se demuestra que los borrachos se creen más guapos

Dudley Herschbach, ganador del Premio Nobel 1986 de Química, en la ceremonia. | Reuters
Dudley Herschbach, ganador del Premio Nobel 1986 de Química, en la ceremonia. | Reuters
Ratones que escuchan ópera para evitar el rechazo de su corazón recién trasplantado, escarabajos peloteros que encuentran el camino de regreso a casa mirando a la Vía Láctea, personas que se sienten más atractivas cuando están borrachas, son solo tres de los desternillantes experimentos que han ganado este año los Ig Nobel, el galardón anual de la revista de humor científico 'Annals of Improbable Research'.

Los ganadores de las 10 categorías cumplieron con el principal requisito a evaluar: hacer reír, así como hacer pensar, aportar innovación y fomentar la investigación. Se trata de logros científicos inusuales o triviales que en ocasiones han sido la antesala de los prestigiosos premios escandinavos que se entregarán el próximo mes.

En la ceremonia realizada en el Universidad de Harvard, en Cambridge (Massachusetts, EEUU), también se premió a los físicos que determinaron que es posible correr sobre un estanque, siempre y cuando el estanque y el corredor estén en la Luna.

El Ig de Arqueología se lo llevó un grupo de investigadores estadounidenses y canadienses que se tragaron musarañas a medio cocer y enteras, para luego examinar con cuidado sus excrementos y lograr determinar cuales de los huesos de los roedores se disuelven al interior del sistema digestivo humano.

Los secuestradores de aviones tampoco se salvaron de los inventos. En la categoría de Seguridad e Ingeniería, se entregó un galardón póstumo a Gustano Pizzo por inventar un sistema electromecánico para atraparlos: el procedimiento consiste en dejarlos caer a través de una trampilla, empaquetarlos y luego dejarlos caer a tierra –con un paracaídas- en un lugar donde la policía ha sido avisada por radio.

Ópera para ratones

El experimento con ratones fue una iniciativa nipona. Los estudios permitieron establecer que aquellos que escucharon óperas de Verdi y Mozart, sobrevivieron entre 26 y 20 días más tras los trasplantes que el resto de los ejemplares. El equipo explicó que la sangre de los ratones que escucharon ópera generaron células clave para prevenir que el sistema inmunológico rechace un órgano trasplantado.
En declaraciones a la agencia Kyodo, el profesor Masanori Niimi de la Universidad Teikyo explicó que habían probado con otros sonidos antes, "pero ninguno había resultado hasta ahora tan efectivo".

El segundo premio que se llevaron los japoneses, fue el fruto de muchas lágrimas. Se trató de determinar las verdaderas causas por las que la cebolla provoca el llanto. El científico que lideró al equipo, Shinsuke Imai, dio las gracias a todas las personas a las que obligó "a llorar" durante la investigación.

Cebollas que no hacen llorar... y la prohibición de aplaudir...

El grupo descubrió que la enzima de la cebolla que irrita los ojos no es la que se creía anteriormente, sino otra completamente diferente. Y que no está relacionado ni con el sabor ni con el olor, por lo que es posible crear, a través de modificaciones genéticas, una cebolla que no haga llorar pero que conserve el mismo gusto.

Alexander Lukashenko, presidente de Bielorrusia, se llevó el IG de la Paz. El motivo: hacer ilegal el aplaudir en público, lo que provocó que la Policía de Bielorrusia arrestara a un hombre con un solo brazo por aplaudir.

La medida fue implementada en 2011 para regular los mítines públicos, que comenzaron como protestas espontáneas en las calles. "No somos capaces de ponernos en contacto con él... Pero vimos bastantes informes para estar lo suficientemente seguros de que está siendo honrado porque es bien merecido", dijo Marc Abraham, el editor de la 'Annals of Improbable Research'.
 
Fuente:
 

3 de septiembre de 2013

¿Pueden los ruidos afectar el sabor del alcohol?

Sí. Desde hace rato los dueños de los bares saben que cuanto más ruidoso es el ambiente, más tragos venden.

Investigaciones recientes en las que la gente debía puntuar el sabor de las bebidas en distintos ambientes mostraron que no solo uno bebe más porque el barullo hace imposible la conversación, sino que además el alcohol sabe más "dulce" en sitios ruidosos.

Como los seres humanos tenemos una preferencia innata por los dulces, bebemos más.

Fuente:

BBC Ciencia

19 de agosto de 2013

¿Cúanto tiempo dura el alcohol en la sangre?

Cuando se introduce alcohol al organismo, mediante la ingesta de una bebida alcohólica, éste atraviesa el esófago, llega al estómago y luego al intestino delgado. Allí, una pequeña parte es absorbida por la membrana mucosa mientras que las paredes del intestino delgado absorben grandes cantidades de alcohol y las transfiere al torrente sanguíneo.

El alcohol tiene un gran solubilidad en el agua, por lo cual una vez en el torrente sanguíneo, se transporta por todo el cuerpo y es absorbido por los diferentes tejidos. Pero ciertas cantidades quedan en la sangre y para determinar cuáles son esas cantidades, se realiza el llamado control o test de alcoholemia, también conocido como BAC, sigla del inglés Blood Alcohol Concentration (concentración de alcohol en la sangre).

El BAC se determina mediante un porcentaje de la masa, la masa por el volumen o bien una combinación de ambos, razón por la cual las cantidades de alcohol en la sangre se expresan en porcentajes. De esta manera, apenas un 0,08% de alcohol ya puede detectarse en la sangre, así como también en el aliento o en la orina de cualquier persona que haya ingerido esta sustancia en un determinado período de tiempo. No obstante, existen factores como el sexo y el peso de una persona, la cantidad de alcohol que se ha consumido o el tiempo que ha transcurrido desde la ingesta, que pueden afectar los niveles que el control de alcoholemia va a registrar.

¿Cuánto tiempo dura el alcohol en la sangre y cómo se elimina?

El alcohol se mide en unidades, una unidad de alcohol equivale a 10 ml. del 100% de alcohol que está en unos 30 ml. de whisky o de 236 ml. de cerveza. Entonces, el cuerpo tarda una hora en quitar una unidad de alcohol de la sangre. El peso, la edad, el género, la tasa metabólica, los niveles de tensión, el tipo de alcohol ingerido, la cantidad, la cantidad de alimento ingerida antes de beber el alcohol y el estado de salud de órganos como el hígado, determinarán considerablemente si se demora más o menos tiempo para eliminar el alcohol de la sangre.

Si una persona ingiere unos 250 ml. de vino, el cuerpo necesita unas 3 horas completas para metabolizar el alcohol, unos 500 ml. de cerveza equivalen a un poco más de 2 horas y una cerveza fuerte, puede llevar el doble. Por eso, hasta 12 horas después de haber ingerido alcohol, el test de alcoholemia puede llegar a detectar rastros de alcohol en la sangre. Por supuesto, estos datos son estimativos, ya que hay muchas variantes que pueden incidir en los resultados.

Un hígado que funciona adecuadamente es capaz de metabolizar unos 10 ml. de alcohol puro por hora. Dependiendo de la cantidad de alcohol que se ha introducido en el organismo, se estima que en un lapso de 10 horas completas, el cuerpo es capaz de recuperar su estado normal, cuando la borrachera ya ha pasado y con sus distintos mecanismos, el cuerpo se limpia naturalmente.

Básicamente, el cuerpo elimina el alcohol de tres formas elementales: mediante la evaporación, la excreción o la defecación y el metabolismo propio del organismo. Cerca de un 10% del alcohol ingerido es excretado por lo riñones, mientras que apenas un 1% se elimina mediante la evaporación, es decir, mediante la respiración, el sudor y las lágrimas. Finalmente, el resto se elimina gracias al metabolismo del hígado.

Tomado de:

Culturizando 

Lea también:

El sabor de la cerverza libera dopamina al cerebro

¿Qué es más peligros que conduciur borracho?: Conducir y contestar el celular

Alcohol sintético: Te emborracha ¡pero no te deja resaca!

La medicina que elimina el alcohol de nuestro cuerpo !al instante!

9 de agosto de 2013

Los incas sacrificaban a sus niños como estrategia militar

Los restos de alcohol y de coca en tres niños asesinados hace 500 años en un volcán argentino sugieren prácticas brutales para inspirar miedo en los pueblos conquistados por los incas.


La Doncella, sacrificada a los 13 años en el volcán Llullaillaco. / José Fontanelli
“…decía la muchacha acaben ya conmigo que para fiestas bastan las que en el Cuzco me hicieron; lleváronla a un alto cerro, remate de las tierras del Inca, y hecho el depósito la bajaron a él y emparedaron viva”. Así, según dejó escrito el sacerdote Hernández Príncipe en 1601, acabó la vida de una virgen del Sol, una mujer elegida por los incas para ser sacrificada en la cumbre de una montaña.

Durante siglos, estas historias de niños asesinados en los cerros parecían leyendas plasmadas por los conquistadores españoles, hasta que en el siglo XX empezaron a aparecer los cadáveres casi intactos de los pequeños, congelados en las frías cumbres de Los Andes. En 1999, un equipo dirigido por el explorador estadounidense Johan Reinhard se topó en la cima del volcán Llullaillaco, a más de 6.700 metros de altura en el norte de Argentina, con la tumba más alta jamás erigida por el ser humano.

Allí, sometidos a temperaturas que rondaban los 40 grados bajo cero, se encontraban los cuerpos de un niño y una niña, de entre 4 y 5 años, y un tercer cadáver de una adolescente de 13 años, tan bien conservada después de 500 años que sus descubridores aseguran que parecía dormida. La llamaron La doncella.

Un equipo internacional de científicos acaba de analizar los restos de aquella chica y sus dos pequeños acompañantes, asesinados en algún momento entre 1480 y 1532, para intentar iluminar las causas de su muerte. Los investigadores han estudiado su consumo de alcohol y de hojas de coca, sustancias habituales en los sacrificios incas, para intentar obtener una nueva perspectiva de sus últimos días.

Los autores, liderados por el arqueólogo Andrew Wilson, de la Universidad de Bradford (Reino Unido), han estudiado los cabellos de los niños en busca de sustancias químicas derivadas del consumo de coca y chicha, una bebida alcohólica hecha con maíz. Siguiendo los cabellos desde la raíz hasta las puntas, los científicos han podido rastrear la dieta de los niños hasta 21 meses antes de sus muertes.

El estudio, que se publica hoy en la revista PNAS, muestra que la adolescente de 13 años consumió más hojas de coca y alcohol que los otros dos niños. Su creciente patrón de consumo sugiere, según los investigadores, que la bebida y la coca fueron empleadas para forzar la participación de la niña en la ceremonia que acabó con su muerte. Además, añaden, su cabello muestra un cambio de dieta radical un año antes de su muerte, coincidiendo con su elección como virgen del Sol para ser sacrificada.

Como explica la experta en arqueología andina Alicia Alonso, de la Universidad Complutense de Madrid, para las culturas precolombinas las montañas eran dioses que protegían a los pueblos. En Los Andes hay unos 200 cerros con restos arqueológicos de rituales religiosos. Uno de estos rituales era la Capacocha, una ceremonia anual en la que se hacían ofrendas a los dioses. “La mayor ofrenda que se podía hacer era un niño, cuanto más bonito mejor, pero no hay que perder de vista el contexto. En Los Andes hay un volcán tras otro. Los incas vivían con un miedo tremendo, tenían que estar bien con sus cerros, que estaban vivos, que eran sus ancestros que los protegían”, señala la investigadora, ajena al nuevo estudio.

Sin embargo, el equipo de Brown dibuja una realidad más brutal. Los autores relacionan sus hallazgos con “estrategias de control social y legitimación política seguidas por el expansionista Estado inca antes del contacto con los europeos”.

Tumbas como advertencias

La tradición de sacrificios humanos y matanzas rituales en la cordillera andina se remonta a mucho antes de que existieran los incas, pero su número y su sofisticación aumentaron coincidiendo con la expansión del imperio a partir de su capital, Cuzco, en el actual Perú. En este contexto, creen los investigadores, la Capacocha, con sus sacrificios de niños en las altas cumbres, tenía también una explicación militar: las tumbas eran advertencias. “La ceremonia fue un despliegue de poder ritual diseñado para inspirar temor y miedo en en los pueblos conquistados, como medio de control social”, opina Emma Brown, bioarqueóloga de la Universidad de Bradford y coautora del estudio de los cabellos de La doncella.

Desde todos los puntos del Imperio inca se enviaban niños a Cuzco, escogidos por su belleza. Tras una ceremonia en honor a los dioses, volvían a sus pueblos, a menudo situados a meses de camino a pie. Una vez en casa, los niños eran vestidos con sus mejores ropas y se les daba de beber alcohol de maíz en abundancia, antes de meterlos en un pozo bajo tierra en la cumbre de una montaña.

El Museo de Arqueología de Alta Montaña de Salta (Argentina), que custodia las llamadas momias de Llullaillaco, asegura que “según la creencia inca, los niños ofrendados no morían, sino que se reunían con sus antepasados, quienes observaban las aldeas desde las cumbres de las altas montañas”. Sin embargo, el misionero jesuita español Bernabé Cobo dejó escrito en 1653 que los padres “eran obligados a hacerlo [entregar a sus hijos para el sacrificio] con gestos de felicidad y satisfacción”. Para los autores del nuevo estudio, las palabras de Cobo muestran que el Estado inca había creado “un clima de terror” llenando las montañas de niños muertos.

Fuente:

Materia