Latest Posts:

Mostrando las entradas con la etiqueta marihuana. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta marihuana. Mostrar todas las entradas

6 de agosto de 2018

¿El cannabis tiene los mismos efectos masticado que fumado?


Cuando se inhala fumando, la sustancia que produce los efectos psicotrópicos de esta planta, el THC (delta-9-tetrahidrocanabinol), llega rápidamente al cerebro a través del torrente sanguíneo. Así que sus efectos se sienten en pocos minutos y duran hasta horas. 

Sin embargo, cuando se consume masticándolo, la cantidad de tetrahidrocanabinol que alcanza el cerebro es menor y tarda más en hacer efecto, pues se absorbe más lentamente. En cualquiera de sus formas, estudios recientes aseguran que su consumo afecta a la memoria a corto plazo.

Y además, el cannabis (y ninguno de sus derivados) puede inyectarse. Pero existen muchas otras maneras de consumirlo; así tenemos el horneado (panecillos y galletas de marihuana), acompañado de bebidas frías, en forma de pomada o por vía rectal. Más detalles AQUÍ.


18 de diciembre de 2013

George Soros, el magnate detrás de la legalización de la marihuana en Uruguay

George Soros

Soros: "Tenemos que experimentar y Uruguay es uno de los países experimentando".

Hay varios puntos que separan a quienes están a favor y en contra de legalizar la marihuana en las Américas, pero existe uno en el que todos parecen coincidir: el magnate George Soros y su Open Society Foundations se han vuelto actores claves en el tema.

El nombre del húngaro-estadounidense de 83 años resonó en el debate sobre el cannabis en Uruguay, tras conocerse que Open Society financió una campaña a favor de la ley que la semana pasada convirtió a ese país en el primero en legalizar el comercio de la droga.
Soros, un controvertido inversionista, especulador y filántropo que en 1992 contribuyó a provocar una devaluación de la libra esterlina, también se reunió en septiembre con el presidente uruguayo, José Mujica, para discutir su iniciativa respecto a la marihuana.

"Como él tiene influencia en algunas ONG importantes, estuvo colaborando y va a seguir colaborando en eso", declaró Mujica al finalizar ese encuentro en Nueva York.

clic Lea: Uruguay legaliza producción y venta de marihuana

Fundada y presidida por Soros, Open Society financia también grupos que impulsan cambios en la estrategia sobre cannabis en la región y Estados Unidos, incluida la Comisión Global sobre Política de Drogas que integran los expresidentes Fernando Henrique Cardoso (Brasil), Ernesto Zedillo (México) y César Gaviria (Colombia), entre otras personalidades.

"Open Society ha sido un actor muy clave dando apoyo a grupos de la sociedad civil que buscan promover una apertura" en la política de drogas, le dijo a BBC Mundo John Walsh, un experto de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), que también recibe donaciones de la fundación de Soros.

Pero, ¿por qué un octogenario considerado entre los hombres más ricos del mundo tiene tanto interés en la política regional de drogas?

Lea el artículo completo en:

BBC América Latina

13 de mayo de 2013

¿La marihuana sirve para curar el cáncer?

El uso de diversos compuestos activos de la marihuana como terapia antitumoral ha dado resultados positivos en modelos animales. También en seres humanos estos principios se utilizan en tratamientos paliativos de los efectos secundarios asociados a los antitumorales.

Existe una creencia popular desde hace tiempo, basada en la difusión de resultados científicos, que habla de que la marihuana sirve para curar el cáncer. Hoy repasamos qué se sabe realmente del empleo de Cannabis sativa en tratamientos antitumorales.

Como hemos comentado varias veces, abordar el cáncer no es una tarea sencilla, ya que se trata en realidad de un conjunto múltiple de enfermedades diferentes, que no afectan de la misma manera a cada paciente. Por ello, cada vez se tiende más a la extensión de la medicina personalizada, en la que los tratamientos, lejos de ser generalistas, tienden a ser mucho más individualizados. Ante este panorama, ¿la marihuana sirve para curar el cáncer?

La culpa está en los cannabinoides

Cuando nos preguntamos sobre el uso de esta planta como tratamiento antitumoral, debemos ir más allá de la cuestión generalista sobre si la marihuana sirve para curar el cáncer. En otras palabras, lo que se investiga en profundidad es la capacidad que tienen diversos compuestos activos de esta planta como terapia contra el cáncer.

En concreto, se ha trabajado en el uso de cannabinoides en los diversos tratamientos de pacientes que sufren esta terrible enfermedad. Desde hace tiempo, está bastante documentado el resultado positivo que tiene usar este tipo de compuestos en lo que se conoce como tratamientos paliativos, para tratar de reducir los efectos secundarios asociados a las terapias antitumorales habituales. De forma específica se sabe que disminuyen la sensación de dolor en muchos pacientes, y evitan en bastantes casos las náuseas y vómitos típicos que suelen provocar los tratamientos contra el cáncer.

Pero si hablamos de manera específica de si la marihuana sirve para curar el cáncer, tenemos que referirnos principalmente a uno de estos compuestos activos, conocido como Δ9-tetrahidrocannabinol (THC), que es el principio activo más importante de esta planta.

Los resultados obtenidos por varios grupos de investigación confirman que la unión de este THC o de otros compuestos similares a los receptores de cannabinoides puede reducir el crecimiento de tumores en varios tipos específicos de cáncer, como son el glioma (en otras palabras, el tumor cerebral más frecuente), el cáncer de mama, próstata, páncreas y hepático.

Hasta ahora se sabe que los compuestos cannabinoides son capaces, al menos en experimentos in vitro, de hacer que las células malignas se suiciden por un proceso conocido como apoptosis, y además, reducen la capacidad de los tumores de generar metástasis.

Por los estudios realizados en roedores, sí que sabemos que el compuesto THC totalmente purificado no tiene ningún riesgo asociado de ser cancerígeno, lo que no significa que fumar cannabis no aumente las probabilidades (de forma parecida al tabaco) de desarrollar cáncer de pulmón o de que aparezcan tumores en otras zonas del tracto respiratorio.

En otras palabras, ante la pregunta de si la marihuana sirve para curar el cáncer, debemos ir más allá, y entender que lo que se usaría como tratamiento antitumoral serían diversos compuestos activos purificados a partir de esta planta. No solo eso, sino que además puede servir como potenciador del efecto beneficioso de otras terapias contra el cáncer. Como se demostró en una investigación de la Universidad Complutense de Madrid, la administración del THC junto con un fármaco conocido como temozolomida, reducía drásticamente los tumores cerebrales en ratones.

De hecho, ya existe un fármaco autorizado en el mercado que contiene estos compuestos cannabinoides, y que conocemos como Sativex, aunque en este caso se utiliza para el tratamiento de pacientes con esclerosis múltiple. Otros medicamentos similares, como Marinol o Cesamet, también se basan en los compuestos activos de la marihuana. En el primer caso se utiliza para reducir los molestos efectos secundarios (como náuseas o vómitos) de los antitumorales, mientras que el segundo, además de como tratamiento paliativo, también puede usarse para evitar el dolor crónico que padecen algunos pacientes con cáncer.

En resumen, si queremos saber si la marihuana sirve para curar el cáncer, siendo totalmente fidedignos a la literatura científica, debemos responder que no. Lo que sí que es posible es utilizar compuestos específicos aislados del cannabis, ya que hemos sido capaces de identificar en los últimos años diversas dianas moleculares que forman parte de sistemas de comunicación celular importantes, y que han ayudado al desarrollo de tratamientos antitumorales demostrados hasta ahora en modelos animales.

En el futuro, saber si estos posibles fármacos pueden ayudar en la terapia directa contra el cáncer en seres humanos, es un reto todavía para la medicina, aunque las investigaciones realizadas hasta ahora parecen encaminarnos a que sí sería posible.

Fuente:

ALT1040

9 de noviembre de 2012

Conozca la marihuana que no droga ¡pero sí cura!

Laboratorio

El laboratorio aprobado por el gobierno también arma los cigarrillos de marihuana y los deja listos para su consumo.

Bajo vigilancia armada, en un lugar secreto en las montañas del norte de Israel, hileras de plantas de marihuana emiten un olor dulce y distintivo en un gran invernadero.

En una sala de procesamiento cercana, bolsas de yemas y hojas secas se pesan y empaquetan. Una mujer en una bata de laboratorio opera un dispositivo que produce decenas de cigarrillos listos para su consumo. 

La marihuana es una droga ilegal en Israel, pero este lugar tiene permiso de operar bajo una licencia del gobierno.

La empresa que lo dirige, Tikun Olam, utiliza métodos orgánicos para cultivar diferentes tipos de marihuana para uso médico.

Ahora ha desarrollado una nueva cepa que podría cambiar la imagen de la droga.

No genera el consumidor la conocida característica de estar trabado o drogado.

Una intervención en el proceso de cultivo hace que el químico de la marihuana que tiene propiedades psicoactivas y es conocido como THC (tetrahidrocannabinol) esté prácticamente ausente en este producto.
La nueva planta tiene una alta concentración de otro de los componentes principales de la marihuana: el cannabidiol (CBD), que es un poderoso anti-inflamatorio.

"El cannabidiol no se va al cerebro, a las células del cerebro, por lo tanto después de tomarse no tiene ningún efecto secundario que puedes no querer", dice Ruth Gallily, profesor de inmunología en la Universidad Hebrea, quien ha investigado el CDB por 15 de años.

"(Esto incluye) no drogarse, no confundirse. Usted puede manejar, puede trabajar, puede hacer las cosas cotidianas. Casi no es tóxico".

Alivio del dolor

Marihuana

La nueva planta tiene una alta concentración de cannabidiol (CBD), un poderoso anti-inflamatorio.

El manager de desarrollo e investigación de Tikun Olam, Zach Klein, enumera las categorías de las que pueden beneficiarse los pacientes con el nuevo producto.

"Las nuevas variedades son muy buenos para tres poblaciones: las personas que trabajan, los ancianos -ya que son sensibles al THC - y los niños, porque mientras sea posible no queremos tocar los receptores que están en sus pequeños cerebros", dice.

David Sabach, de 12 años de edad, sufre de cáncer. No obstante, está en capacidad de tener una vida activa como la de cualquier niño que juega con sus vecinos en el vecindario.

Hace dos años había perdido el pelo por la quimioterapia y tenía la mitad de su peso actual.

Un médico le recetó recientemente la marihuana enriquecida de CBD. Se la dan en forma de chocolate, galletas o pasteles.

"Solía tomar morfina para el dolor y me ayudaba solo por un par de minutos", dice.

"Cuando tomo la marihuana me ayuda todo el día. Me siento mucho mejor. Puedo caminar sin llorar por el dolor en mis piernas".

El THC no se descarta

La marihuana medicinal ha sido utilizada en Israel desde 1990.

Más de 10.000 israelíes la toman para tratar una variedad de enfermedades desde el cáncer a la enfermedad de Parkinson, desde la esclerosis múltiple al síndrome de Tourette.

Muchos creen que el beneficio de la marihuana es precisamente la combinación de THC y CBD. El THC, aseguran, tiene sus propios efectos medicinales.

Cigarrillo de marihuana

Aunque se cree que la ventaja de la nueva marihuana es que no droga, hay quienes piensan que el objetivo es que drogue. 

"No se debe cambiar. Esto es un medicamento de la naturaleza y ha sido utilizado durante miles de años", dice un paciente de cáncer de 52 años de edad, en Tel Aviv, que prefirió no ser identificado.
Hace cinco meses le removieron un tumor en el estómago y fuma marihuana mientras se somete a quimioterapia.

"Sobre todo nos ayuda con la reducción el dolor. Lo segundo es el deseo de comer. El cuerpo no puede luchar sin combustible y una de las cosas maravillosas acerca de la marihuana es que causa hambre, y el hambre durante la quimioterapia es una bendición para los enfermos".

Las propiedades exactas de las decenas de cannabinoides contenidos en la marihuana, así como la interacción que hay entre ellas, están aún en estudio.

Las compañías farmacéuticas internacionales están experimentando y desarrollando versiones sintéticas para utilizarlas los medicamentos.

Sin embargo, los productores dicen que las técnicas tradicionales de horticultura tienen el potencial de crear una marihuana específica para las diferentes condiciones.

La nueva versión israelí que no traba también podría desafiar la prohibición de los usos terapéuticos de la marihuana actualmente vigentes en muchos países.

Fuente:

BBC Salud

Contenido relacionado

23 de marzo de 2012

Componentes de la marihuana impiden el desarrollo del VIH en su etapa final



Publicado hace unas horas en la revista PLoS ONE, los investigadores de la Escuela de Medicina Mount Sinai descubrieron que los componentes de la marihuana pueden inhibir la multiplicación del VIH en su última etapa actuando sobre los receptores virales.

La marihuana medicinal se prescribe en aquellas enfermedades que vienen acompañadas de supresión de apetito, pérdidas de peso o dolores crónicos, síntomas que se encuentran en pacientes aquejados de tipos de cáncer y síntomas presentes en las etapas finales del SIDA.

El estudio realizado podría ofrecer una nueva vía. Los científicos encontraron que en la superficie de las células inmunes de los receptores de la marihuana, llamados receptores cannabinoides CB1 y CB2, podían influir en la propagación del virus.

Básicamente los receptores CB1 aparecen como responsables de la euforia y de los efectos anticonvulsivos del cannabis. En cambio, los receptores del tipo CB2 se encuentran casi exclusivamente en el sistema inmunitario, con una gran cantidad en el bazo. Los CB2 son los responsables de la acción antiinflamatoria.

El hallazgo por tanto supone que comprender el efecto de estos receptores sobre el virus podría ayudar a los científicos a desarrollar nuevos medicamentos para retardar la progresión del SIDA. Según cuenta Cristina Costantino, autor principal del estudio:

Sabíamos que los fármacos cannabinoides como la marihuana pueden tener un efecto terapéutico en pacientes con SIDA, pero no entendíamos cómo influyen en la propagación del virus en sí mismo. Queríamos explorar los receptores de cannabinoides como diana para las intervenciones farmacéuticas que tratan los síntomas de la última etapa del SIDA y prevenir la progresión de la enfermedad sin los efectos secundarios indeseables de la marihuana medicinal.

El VIH infecta las células inmunes activas que llevan el receptor viral CD4, lo que produce que estas células no puedan combatir la infección. Para su propagación, el virus requiere las células inmunes activas que se encuentren en reposo. Ya en la fase terminal del SIDA, el VIH muta para infectar a estas células en reposo y lo hacen ganando la entrada en la célula mediante el uso del receptor de señalización CXCR4.

Y aquí llega el hallazgo de los científicos. Al parecer, al tratar las células con un cannabinoide agonista que desencadena CB2 encontraron que el receptor CB2 bloqueaba el proceso de señalización, y por tanto, suprimía la infección de las células inmunes en reposo.

Por esta razón hablaba Costantino de investigar más con el fin de evitar la activación de los receptores CB1. Trataron de explorar terapias con receptores CB2 únicamente, aplicando una sustancia química que provocaba CB2 en las células inmunes infectadas por el VIH.

El resultado fue que el fármaco redujo la infección de las células restantes. Según Costantino:

Encontramos que el desarrollo de un medicamento que dispara sólo CB2 como tratamiento adyuvante a la medicación antiviral estándar podía ayudar a aliviar los síntomas de la etapa tardía del SIDA y prevenir la propagación del virus.

A partir de aquí y una vez visto que los resultados han sido más que prometedores in vitro, el equipo de investigación continuará con un modelo de ratón con el virus en su etapa final. Prueba que determinará la eficacia del fármaco que activa CB2.

Fuente:

ALT1040

2 de marzo de 2012

¿Cómo afecta la marihuana a la memoria?



cannabisLa marihuana afecta a la memoria de trabajo (memoria a corto plazo), reduciendo la capacidad de retener y procesar transitoriamente la información para razonar, comprender y aprender. Según un estudio que acaba de publicar la prestigiosa revista Cell, la clave reside en que el ingrediente psicoactivo principal de esta droga (el tetrahidrocannabinol o THC) no afecta a las neuronas sino a los astrocitos, las células de la glía que les dan soporte y les sirven como “andamios”. Eso implica que los astrocitos, además de nutrir y proteger a las neuronas, tienen un rol activo en la formación de los recuerdos.

En experimentos con ratones los investigadores demostraron que si los astrocitos carecen de un tipo de receptor llamado CB1R no sufren alteraciones en la memoria tras consumir una dosis alta de marihuana. Sin embargo, si este receptor se elimina de las neuronas el efecto de la droga sigue siendo el mismo. Es la primera vez que se demuestra que los efectos del cannabis en la memoria a corto plazo no regulados directamente por las neuronas.

Ahora, los investigadores pretenden explorar las actividades de los endocannabinoides endógenos, es decir, sustancias similares al cannabis fabricadas por el propio organismo de forma natural. El sistema endocannabinoide está implicado en el apetito, el dolor, el estado de ánimo, la memoria, etc. “En casi cualquier función fisiológica que se pueda imaginar, es probable que los endocanabinoides estén involucrados de algún modo”, explican los científicos.

Tomado de:

Muy Interesante

Y además…

12 de agosto de 2011

El ejercicio aeróbico reduce el consumo de cannabis

Especial: Medicina

En Conocer Ciencia apostamos por el origen social y cultural de las adicciones, es verdad que también interfierene patrones mentales y factores bioquímicos, pero el origen de las adicciones es fundamentalmente social: no ser aceptado en determinados grupos sociales, la falta de aprecio o respeto por lo que somos y por lo que hacemos, el bombardeo de los medios de comunicación que nos enrumban hacía valores erróneos (consumismo, individualismo e intolerancia) y hábitossocialmente aceptable en un determinado tiempo histórico (como beber o fumar en reuniones sociales son los detonantes que pueden llevar a las personas a sentirse mal mentalmente ya buscar en las drogas formas de evasión de estas realidades que no nos satisfacen... hasta llegar a la evasión definitiva: la muerte.

Por lo tanto las terapias contra las dependencias deberían centrarse en: 1) el autodescubrimiento de la identidad como persona, 2) el papel social e histórico que cumplen las personas en una sociedad, 3) la revalorización (reinserción social) de la persona con un empleo digno (de preferencia trabajos manuales, sobre todo en las primeras etapas) y con metas a corto, mediano y largo plazo (tanto para el paciente como para la sociedad en la que vive).

El gran problema es que la sociedad no tiene metas en función a los seres humanos sino en función a los grupos de poder que controlan las sociedades, por lo tanto son las sociedad las que nos enferman... pero también son las sociedades las que nos podrán curar, sociedades justas y fraternas que veremos en un futuro cuando la Humanidad alcance la Libertad.



Sin duda es necesario mejorar los tratamientos para combatir las adicciones. Muchas personas drogodependientes terminan con una enfermedad crónica y las recaídas son muy frecuentes a pesar de que hayan pasado largos periodos de abstinencia.

El ejercicio aeróbico parece ser un buen candidato para mejorar estos tratamientos en un gran número de adicciones a diversas substancias ya que produce una gran variedad de cambios en el cerebro que influyen en los niveles de ansiedad y el uso de drogas.

Los mecanismos mediante los cuales el ejercicio aeróbico influye en el uso de drogas y mitiga el ansia por su consumo son los siguientes:

  • Alteraciones en el circuito de recompensa cerebral
  • Incremento de la liberación de dopamina por el cerebro y cambios en la sensibilidad del receptor de dopamina.
  • Disminución de la ansiedad y síntomas depresivos.

Teniendo en cuenta esto, Maciej Bukowski y sus colegas de la Universidad de Vanderbilt (Nashville, EEUU) estudiaron la sensación de adicción y el uso de cannabis en una serie de sujetos consumidores habituales de cannabis sometidos a ejercicio aeróbico. Estas personas fueron intervenidas con diez sesiones de tratamiento durante 14 días. Sesiones que consistieron en 30 minutos de ejercicio en una cinta de entrenamiento al 60% de su tasa cardíaca máxima.

Todos los sujetos cumplieron con los criterios DSM-IV que miden la dependencia de cannabis. Además, éstos no estaban involucrados en ningún programa de tratamiento de abusos de sustancia estupefacientes y no habían expresado el deseo de reducir o suspender el consumo de cannabis, es decir, eran consumidores habituales y querían seguir siéndolo. El consumo diario de porros de cannabis por parte de los participantes en el estudio antes, durante y después del tratamiento se puede observar en la siguiente gráfica tomada directamente del trabajo:

Aerobic Exercise Training Reduces Cannabis Craving and Use in Non-Treatment Seeking Cannabis-Dependent Adults

Como se puede observar, la gráfica muestra una reducción significativa en el consumo diario de cannabis durante el período de ejercicio aeróbico. El número de porros consumido durante el período de ejercicio se redujo en todos los participantes aproximadamente desde unos seis porros al día a un promedio de entre dos y tres. Al finalizar la fase de ejercicio, el consumo diario volvió a subir paulatinamente, hasta prácticamente alcanzar de nuevo los niveles previos al periodo de ejercicio. Además del uso, también se estudió los niveles de ansiedad por consumir cannabis –separados comportamiento compulsivo, reacciones emocionales, expectación e intención-, los cuales también se vieron reducidos significativamente durante los periodos de ejercicio.

Los resultados obtenidos sugieren que el ejercicio aeróbico puede tener un gran valor para ser usado como tratamiento para dejar de consumir cannabis y además ayudar a reducir la ansiedad y el ansia por volver a consumir después de un largo periodo de abstinencia. Teniendo en cuenta que este estudio fue realizado sobre consumidores habituales de cannabis que no tenían intención de dejar de consumir, se supone que los resultados serán mejores para personas que sí estén motivadas para dejar de consumir. De todas maneras, nuevos estudios son necesarios para saber exactamente porqué se producen los efectos observados y de esta manera mejorar el tratamiento y conseguir efectos duraderos a lago plazo.

Referencia:
Buchowski MS, Meade NN, Charboneau E, Park S, Dietrich MS, Cowan RL, & Martin PR (2011). Aerobic exercise training reduces cannabis craving and use in non-treatment seeking cannabis-dependent adults. PloS one, 6 (3) PMID: 21408154

Fuente:

¡Cuánta Ciencia!

8 de febrero de 2007

Jesucristo empleaba esencia de cannabis para curar enfermos


jueves, 09 de enero del 2003 (noticia antigua pero muy buena)


ELMUNDOSALUD.COM.- El cannabis podría estar detrás de muchos de los milagros de Jesucristo narrados en el Nuevo Testamento. Según un nuevo trabajo, la explicación a las curaciones podría estar en los extractos de marihuana que impregnaban el aceite de ungir empleado por Jesús y sus apóstoles en los primeros años de nuestra era.
Estos descubrimientos, que ya han tenido su réplica desde las organizaciones católicas, acaban de ser publicados por la revista High Times (una publicación especializada en drogas) y su autor, Chris Bennett, asegura que están basados en un estudio de los textos de las Sagradas Escrituras.

Los investigadores sostienen que el aceite para ungir empleado en los primeros años de aquella primitiva Iglesia Católica contenía un extracto de cannabis llamado kaneh-bosem. 'Kaneh' se corresponde con la raíz de origen semítico de la palabra griega 'kannabus' y 'cannabis' (del latín) mientras que ‘bosem’ procede de 'boosem', una palabra de origen hebreo que designa un junco aromático.

De hecho, como explica el artículo, el uso médico del cannabis durante aquella época ha sido demostrado ya por varios descubrimientos arqueológicos. En el caso de los judíos, su uso se remonta al Antiguo Testamento, en el que los primeros pueblos semitas, nómadas del desierto, también lo usaban en las unciones, disuelto en aceite de oliva junto con otras hierbas aromáticas.

Ungir al enfermo
Los ungidos eran literalmente empapados en esta sustancia, por lo que Bennett explicaba recientemente a la BBC, que estas sustancias podrían absorberse a través de la piel en el momento de la unción. Así, de alguna manera, estarían relacionados con las curaciones de una amplia variedad de enfermedades físicas y mentales descritas en los Evangelios.

Aunque el artículo insiste en que no se cuestiona la validez de los milagros recogidos por los cronistas de la época, sí examina la posibilidad de que Jesucristo y sus apóstoles empleasen alguna sustancia con efectos médicos activos, «lo que no excluye el papel jugado por la fe». Sin embargo, el autor sí recuerda que esta droga ha demostrado en varias ocasiones su eficacia en la curación de problemas de la piel y de la vista, entre otras dolencias.

Algo frecuente en la época

En aquella época enfermedades como la epilepsia se atribuían a posesiones demoníacas de manera que las curaciones, incluso gracias con la ayuda del cannabis, se consideraban milagrosas y tenían carácter de exorcismo. Frente a esta teoría, revistas católicas ya han señalado que los milagros eran la última esperanza para muchas personas desahuciadas por la medicina y han desacreditado la posición del Bennett argumentando que carece de argumentos suficientes.


Fuentes:

elmundosalud.com


El cannabis y el dolor crónico

El lado bueno de la marihuana

El portal del cannabis (lamarihuana.com)