Latest Posts:

Mostrando las entradas con la etiqueta te. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta te. Mostrar todas las entradas

31 de julio de 2018

¿Cómo se inventó la bolsita de té? (y los secretos más amargos del té)

¿Es cierto que la bolsita de té se inventó por casualidad?

Sí. Cuando el té comenzó a llegar a Reino Unido en el siglo XVII, se echaba en la tetera y luego se colaba.

La bolsita no apareció hasta que, en los primeros años del siglo XX, el importador norteamericano Thomas Sullivan decidió enviar a sus clientes muestras de té en bolsitas de seda solo como envoltorio. Estos pensaron que así estaban listas para usarlas, y la práctica continuó.

Cabe agregar que en Perú la práctica de emplear bolsas de té es reciente, hasta los años 70 e incluso los 80 del siglo pasado se solía beber la infusión con el filtrado que se hacia en una tetera. Pero llegaron las bolsitas de té y arrasaron en el mercado.

Pero...

Las bolsitas de té pueden ser cancerígenas

 “…Algunas bolsas de té están hechas de plásticos, como el nylon, termoplástico, PVC o polipropileno. Aunque estos tipos de plástico tienen altos puntos de fusión, la temperatura en la que las moléculas de los polímeros comienzan a descomponerse siempre es menor al punto de fusión, lo que podría permitir que las bolsas liberen compuestos en el té que pueden causar daños a la salud que aún se desconocen.
 
Las bolsas de papel generalmente son tratadas con epiclorhidrina, que cuando entra en contacto con el agua se hidroliza y produce 3-MCPD. El 3-MCPD es un carcinógeno involucrado con el procesamiento de los alimentos que también ha sido relacionado con la infertilidad y la función inmunológica suprimida
…” (ver fuente aqui)
Mejor volvemos a sacar las teteras de los armarios y empezamos a reutilizarlas. Pero hay más...

El té es un gran, pero amargo, negocio

La DW de Alemania realizó un reportaje sobre el té y los pesticidas que llegan con él a las tazas de los alemanes... y gracias al sudor de trabajadores indios que reciben 1,7 euros por día, es decir ¡ganan solamente cinco soles diarios!



¿Se pueden reutilizar las bolsas de té?

Claro que sí. El contenido de las bolsitas de té puede ser un gran fertilizante para las plantas. Las bolsitas usadas son desinflmantes, puedes aplicarlas bajo tus ojos o sobre picaduras de insectos. Además las bolsitas usadas pueden absorber olores en el interior de armarios o refrigeradores. Más información AQUÍ

Piénsa en todo esto la próxima vez que te bebeas una taza de té.


Hasta pronto

Prof. Leonardo Sánchez Coello

Con información de: QUO, El Mundo (España), DW y Mejor con Salud

1 de marzo de 2013

Cinco cosas que pueden acabar con el mal aliento



Leche. Un equipo de investigadores de la Universidad de Ohio (EE UU) ha llegado a la conclusión de que para evitar que el consumo de ajo en una comida cena a la luz de las velas nos arruine la noche causando mal aliento –debido a su alto contenido en componentes sulfurados-, el mejor remedio es beberse un vaso de leche durante la comida. Según publicaban en la revista Journal of Food Science, la leche entera es más efectiva que la desnatada por contener más cantidad de grasa. 

Café. Científicos de la Universidad de Tel Aviv demostraron recientemente que el café no solo no causa mal aliento, como solemos pensar, sino que su extracto es capaz de inhibir a la bacteria que causa la maloliente halitosis. 

Extracto de corteza de magnolio. De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Illinois y publicado en la revista Journal of Agricultural and Food Chemistry, el extracto de corteza de magnolio es uno de los mejores remedios contra el mal aliento. En solo 30 minutos, colocado en la boca como ingrediente de un caramelo o un chicle, este compuesto consigue acabar con el 61% de las bacterias que causan halitosis y que propician que se nos caigan los dientes. Los compuestos de menta, sin embargo, consiguen destruir tan solo el 3,6% de los gérmenes en el mismo tiempo. Los expertos sugieren que la corteza de magnolio podría usarse como sustituto de los dentríficos en situaciones en que la higiene bucal con cepillo dental no es posible. 

Té. El té verde puede ayudar a combatir el gran aliento gracias a su contenido en polifenoles, según un estudio del Instituto de Tecnología de Israel que publicaba la revista Archives of Oral Biology

Adelgazar. Los datos no dejan lugar a dudas: cuanto más obesos, peor nos huele el aliento. Es la conclusión a la que llegaron Mel Rosenberg y sus colegas de la Universidad de Tel Aviv en un estudio reciente con un centenar de sujetos. Rosenberg lo atribuye a que las personas obesas consumen una dieta que promueve la condición de “boca seca”, uno de los desencadenantes de la halitosis. La investigación también ligaba el mal aliento al consumo excesivo de alcohol.
Fuente:

Muy Interesante