Latest Posts:

7 de febrero de 2014

La energía no se crea ni se destruye: Se multiplica (o porqué el "invento" de Sixto Ramos ES UN FRAUDE)

En un post anterior recordabamos el premio que ganó el ingeniero peruano Sixto Ramos. En este artículo, que es una continuación del anterior, se despedaza, poco a poco, las ideas de este ingeniero invidente. A leer con mucha atención...


«La energía no se crea ni se destruye, pero sí se multiplica»
reza uno de los carteles con los que Sixto Ramos exhibió 
su invento en una feria de innovación y tecnología.
Fernando Sixto Ramos, es un inventor peruano de 63 años, que recibió un premio internacional por crear un sistema que podría resolver el problema energético mundial al multiplicar la fuerza generada por un motor tantas veces como se quiera. Ramos es padre de once hijos y perdió la vista trabajando en su proyecto, durante años realizó soldaduras sin protección. Pero esto no fue suficiente para mantenerlo lejos de su sueño: solucionar los problemas energéticos mundiales, brindando energía limpia y gratuita a todos. Una historia conmovedora, que hay que analizar con algo de escepticismo y pensamiento crítico.

Para ponerse al tanto sobre el asunto, puede leer las siguientes notas de prensa en distintos diarios:
  1.  Conozca a Sixto Ramos, el peruano que inventó el Sistema Multiplicador de Fuerza
Con esos titulares uno tiende a pensar que esta vez se trata de algo verdederamente novedoso y revolucionario. Pero... analicemos el invento y las afirmaciones de Don Sixto y de los medios de prensa.
En una parte de la entrevista Ramos dice:
Mi sistema es "capaz de mover un camión con el motor de un coche y mover un barco con el motor de un camión". Se basa en dos ejes paralelos cuyos centros tienen un rodaje conectado al extremo de una barra que une a ambos y, a su vez, contiene en el medio dos rodajes "descéntricos" que varían su centro de gravedad. Esto permite que al aplicar movimiento sobre uno de los ejes, el otro gire en sentido inverso y "regrese la fuerza multiplicada al primero, lo que además genera una fuerza exterior que se puede magnificar" si se le conectan otros paralelos que repitan la misma acción. "Es así de simple. Creas una acción y una reacción. La fuerza la traspasas al otro eje y luego se multiplica, y así continuamente", aseguró con sencillez Ramos.

Es fácil multiplicar una fuerza, lo hacemos todo el tiempo con las  máquinas simples como la palanca, polea, cuña, plano inclinado, tornillo, etc. Debe entenderse que no hay nada extraño ni nuevo en el concepto de obtener una fuerza mayor aplicando sólo una pequeña fracción. Por ejemplo, supongamos que queremos mover un gran peso (carga) con la palanca de la imagen, podríamos levantar una masa de 100kg (unos 1000N de peso) ejerciendo del otro lado tan sólo 50N de fuerza (el equivalente a colocar una masa de 5kg), lo único que deberíamos hacer, en principio, es respetar las distancias en dónde se aplica cada fuerza al punto de apoyo.
En esta palanca, una masa de 100kg ubicada a 2 metros del punto de apoyose equilibró con
una masa de 5kg a ubicada a una distancia de 20 metros del punto de apoyo. Imagen Wikipedia

Es decir, si el invento del Sr. Ramos verdaderamente multiplica una fuerza, no estaría violando ninguna ley de la naturaleza;  como dijo Arquímedes "Denme un punto de apoyo y moveré el mundo". Hasta aquí sólo descubrió la ventaja mecánica... que en realidad ya la había descubierto el sabio de Siracusa unos 2200 años antes.

 Luego, en otra parte de la entrevista dice:
El sistema es exponencial porque "un motor de un caballo se puede multiplicar por veinte, y seguidamente, por cuarenta hasta tener 800 caballos", puesto que depende de variables como la distancia entre ejes, la masa, el diámetro de excentricidad y la dirección, que "cuanto mayores sean, mayor será la fuerza incrementada".

Esto es sencillamente un disparate. No se puede multiplicar la potencia ya que sería como obtener energía de la nada. La potencia es la cantidad de energía que un sistema toma o entrega en cada instante de tiempo. Como dijimos antes, se puede amplificar una fuerza tanto como queramos, lo que no aclaramos es que la potencia necesaria siempre debe mantenerse constante y esto surge de la ley de conservación de la energía. Significa que en el caso ideal (sin pérdidas) el trabajo hecho en la carga debe ser igual al trabajo hecho por la fuerza aplicada. De esta manera, se puede obtener un aumento en la fuerza de salida, pero a expensas de haber disminuido proporcionalmente la distancia que se puede mover la carga. Otro aspecto importante de la conservación de la potencia, que es muy útil tener en cuenta en sistemas traslacionales o rotacionales,  es que si la fuerza de salida aumenta, la velocidad de salida va a disminuir en la misma proporción.
Como dijimos, se conserva la potencia, así que la potencia de entrada debe ser la misma que la de salida:
Pero la potencia es el producto de la fuerza por la velocidad en el punto de aplicación:
Por lo tanto la ventaja mecánica que se obtiene al amplificar la fuerza, resulta en una disminución en la misma proporción de la velocidad:

Notemos que en ningún caso hablamos de aumentar la potencia (o los caballos de fuerza o HP) de una máquina como sí hizo Ramos. La potencia es siempre constante (a lo sumo puede haber algunas pérdidas por calor). Y como la potencia es constante si queremos aumentar la fuerza, se nos reduce la velocidad y al aumentar la velocidad, perdemos fuerza.  
 
Taladro manual. Foto Wikipedia.
Esto es algo que seguramente habrá experiementado quien alguna vez manipuló un taladro de mano cuyo motor no es demasiado potente. Si se acciona la máquina en vacío (es decir sin carga), la máquina girará libremente a gran velocidad  porque prácticamente no se ejerce ninguna fuerza. Pero en el instante en que la broca se pone en contacto con el material para realizar la perforación, veremos cómo la velocidad de rotación del motor se reduce drásticamente, debido a que ahora la máquina debe ejercer una gran fuerza para vencer la fricción entre la mecha y el material (*).

 Lo mismo le ocurre a un automóvil que quiere subir una pendiente.
     Diagrama de cuerpo libre del auto subiendo la pendiente.
         Las cuatro fuerzas de fricción entre los neumáticos y el 
pavimento se computan en la fuerza F (la que hace el motor),
mientras que Fr representa el roce entre las partes mecánicas
 y el rozamiento viscoso con el aire.
Cuando el auto anda en una ruta horizontal, la única fuerza que hace el motor sirve para contrarrestar a la fricción interna propia de las partes mecánicas y la resistencia del aire, que tienden a frenarlo.
Si ahora, el auto quiere subir una pendiente, la fuerza del motor debe contrarrestar, además, a la fuerza de gravedad (una parte del peso del auto). Como el motor debe hacer más fuerza para poder subir la pendiente, su velocidad debe bajar en la misma proporción, porque la potencia del motor del auto es constante (los HP o los CV del motor son fijos).
Por ello, es importante bajar la velocidad al entrar en una pendiente o en una rampa, de modo que el motor pueda aportar la fuerza suficiente para poder treparla. De ahí que siempre nos dicen que subamos las pendiente en primera.

Digo y aclaro todo esto, porque suena extraño que alguien que dice ser ingeniero mecánico haga tal afirmación sobre amplificar la potencia de salida. Una hipotética máquina que haga eso viola los principios de la Termodinámica, es decir sería una máquina de movimiento perpetuo de segunda especie, de cuya imposibilidad de existir ya hemos hablado en entradas anteriores.

Sixto Ramos y su invento. Foto: El Comercio de Perú
En otra parte de la nota dice:
Su simplicidad se halla en la mecánica clásica, con la palanca de Arquímedes y los paralelos de Tales: "Se varía la gravedad de un cuerpo para que caiga y la fuerza de caída se incrementa con una palanca para transmitirla al otro eje. Es como Kung Fu. Usas la fuerza del oponente para vencerlo".
Bueno... ¿Variar la gravedad de un cuerpo? ¿La fuerza de caída se incrementa? ¿Kung Fu?... Mejor me ahorro los comentarios. 
En otro tramo dice:
Sus aplicaciones van más allá de una bomba de agua, un coche o un tractor, ya que "podría aplicarse a centrales termoeléctricas, hidroeléctricas o a molinos eólicos" que aumentarían su potencia, hasta hacer "la locura de propulsar el viento de un molino para que mueva otros molinos". "Con ello puedes abaratar los costos de desalinizar o depurar agua", agregó el ingeniero, quien indicó que "se puede salvar el planeta si todos contribuimos porque solamente las ideas cambian el mundo".
Sigue con la idea de aumentar la potencia, que ya vimos es imposible. Jamás va a poder generar más potencia eléctrica que la potencia mecánica aportada. Con un generador de 1HP, y eliminando toda pérdida, sólo podría obtener 746W. Y en realidad esa cifra es una exageración porque siempre existen pérdidas de potencia (calor fricción mecánica, histéresis, calor por efecto Joule, etc.) que harían esa cifra todavía menor. Además, su dispositivo mecánico acoplado al generador va a ser una fuente más de fricción y, por tanto, de disipación de energía, entorpeciendo más la conversión energética.

Luego asegura:
Ramos confirmó que una universidad de Alemania, país que en 2011 programó el cierre de sus centrales nucleares, se ha interesado por su proyecto, pero confesó que primero quiere desarrollarlo en Perú "porque no hay ánimo de lucro, sino de servicio".
Lo dudo mucho... ¿El hombre rechazó a una universidad alemana que mostró interés en desarrollar su proyecto? El argumento patriótico de querer desarrollarlo en su país es muy noble, pero es también uno de los más usados por los entusiastas de la energía libre, junto con frases como: "quiero que sea para beneficio de toda la humanidad", "no quiero rédito comercial", "las corporaciones me boicotean", "las petroleras me lo quisieron comprar para que nunca salga a la luz", "esto molesta a muchos poderosos y toca muchos intereses". 

O las afirmaciones que lo muestran como un genio incomprendido, por encima del resto de los mortales.:  
Ramos gestó esta idea hace 15 años, cuando la disfrazó de bomba hidráulica y los demás ingenieros de su empresa fueron incapaces de entender su funcionamiento al desmontarla.
 Cuando, quizás no entendieron su funcionamiento porque sencillamente no funcionaba o porque no tenía sentido.

Continúa la entrevista:
“Fuimos al Indecopi y nos dijeron que el trámite para obtener la patente demora cinco años. Nosotros no podemos esperar tanto tiempo porque necesitamos el dinero para seguir trabajando y mantener a los nuestros”, indica Ramos.  El Instituto Nacional de la Defensa de la Competencia y de la Propiedad Intelectual (Indecopi) intentará agilizar el proceso para patentar este sistema concebido por un invidente que vio en el movimiento de las fuerzas una vía para cambiar el mundo.
 Tramitar una patente no significa que el invento funcione. Además, ¿cambiar el mundo? ¿No será mucho?

Al final de la nota dice:
El ingeniero invidente llegó tarde a Ginebra para que el jurado revisara su invento, que quedó por detrás de una mano robótica y un cortador de mármol, pero el interés suscitado entre los asistentes convenció a los jueces para otorgarle la medalla de bronce.
Dice que llegó tarde para que el jurado revisara el invento, pero igual el generoso jurado lo premia con una medalla de bronce. ¿Raro, no? Pues, me puse a buscar la lista de ganadores del concurso de la edición Nº40 del  Salon International des Inventions de Genève, de este año 2012. Aquí está la lista de ganadores, uno de los ganadores es una compañía china que desarrolló un sistema robótico de reeducación de la mano, pero... el invento de don Sixto no aparece ni en los márgenes.
Y si ya tenía sospechas de este pseudo-invento, el típico pedido de fondos para poder patentarlo y desarrollarlo enturbia aún más el panorama.
Cuentas de ahorros. Si usted está interesado en colaborar con don Sixto, puede hacer su depósito en las siguientes cuentas de ahorros del Banco Continental BBVA.En soles: 0011-0193-0200241461-09. En dólares: 0011-0193-0200241418-02. Teléfono: 995559464.
Con todo lo dicho, no estoy en condiciones de asegurar si el Sr. Ramos verdaderamente estudió Ingeniería o es en realidad un aficionado a las invenciones. De cualquier manera, comete errores groseros de carácter técnico, que un ingeniero mecánico no debería cometer y confunde términos o da explicaciones rebuscadas, que en realidad no explican nada. Tampoco estoy en condiciones de afirmar si esto se trata de un fraude para quitarle el dinero a algún inversor incauto o si se trata de una sucesión de errores honestos y exageraciones producto del desconocimiento de  principios fundamentales de las ciencias. Lo que sí podemos decir con total seguridad es que este invento no funciona ni va a funcionar.

Otra crítica similar le cabe a los medios tales como noticieros, radios, periódicos y  sitios de internet, en especial a las secciones de "Ciencia y Tecnología" que reflejaron los dichos del Sr. Ramos como un hecho comprobado, sin ofrecer la más mínima duda, repreguntar, consultar con algún experto, pedir mayores explicaciones al inventor, etc. Eso sin contar el sensacionalismo con el que muchos directamente lo han catalogado de solución para problema energético mundial.




(*) En realidad deberíamos decir que en un sistema rotacional  la potencia es igual al producto del torque o par motor y  la velocidad angular, pero para explicar el ejemplo es igualmente válido.
Fuente:

Mitos y Timos

No hay comentarios.:

Publicar un comentario