Latest Posts:

6 de marzo de 2013

Elefantes, rinocerontes y tigres, acorralados por la 'mafia' del tráfico de especies

Cadáver de un elefante al que le han extraído los colmillos en Camerún. | WWF
Cadáver de un elefante al que le han extraído los colmillos en Camerún. | WWF

Tigres, elefantes y rinocerontes son las presas más codiciadas para los traficantes de especies. El marfil de los colmillos de elefante, los cuernos de rinoceronte y prácticamente todas las partes del tigre son muy cotizadas en el mercado negro. Tanto, que el comercio ilegal de animales y plantas ya se encuentra entre los más lucrativos del mundo, junto al de drogas, personas, productos falsificados y armas según denuncia la organización conservacionista WWF.
Entre 50 y 100 guardas forestales mueren en África central cada año en casos relacionados con el tráfico de especies
"Se gana mucho dinero y se arriesga poco". Así resume Carlos Drews, director del programa internacional de especies de WWF, el atractivo que para las organizaciones criminales tiene el tráafico de especies. Según sostiene que, según sostiene, mueve anualmente entre 13.000 y 20.000 millones de euros y que ya genera más beneficios que el contrabando de armas.

"Es un problema que trasciende a los ministerios de Medio Ambiente. Es necesario que se involucren también Interior y Asuntos Exteriores", reclama Drews. Y es que, según asegura, cada año mueren en África central entre 50 y 100 guardas forestales en casos relacionados con el tráfico de especies. "Se ha convertido en un tema de seguridad nacional. El dinero del tráfico de especies se usa para financiar grupos guerrilleros", denuncia el conservacionista durante su reciente visita a Madrid, donde presentó las iniciativas que su organización está preparando de cara a la Cumbre Internacional CITES que del 3 al 14 de marzo se celebrará en Bangkok (Tailandia).

Las siglas CITES corresponden a la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres, un acuerdo internacional al que se han adherido de manera voluntaria 177 países para velar para que el comercio internacional no amenace su supervivencia. Un deseo que, según WWF, está aún lejos de cumplirse.

Por ello, en Bangkok reclamarán a los gobiernos que aumenten las penas para los traficantes y que destinen más recursos a perseguir estos delitos. Según Drews, su campaña actual se centra en la protección del trío más amenazado por el comercio ilegal: tigres, rinocerontes y elefantes.

Lea el artículo completo en:

El Mundo Ciencia 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario