Latest Posts:

14 de septiembre de 2014

Una niña conoce la computadora Raspberry pi

Me he dado cuenta que los dibujos animados resultan demasiado adictivos para mi hija. Si bien puede dividir su tiempo para entretenerse realizando diversas actividades como dibujar y pintar con lápices de colores, crayolas y témperas, armar rompecabezas, usar plastilina, hojear libros y balancearse en el columpio, creo que no tendría problemas de pasarse horas de horas viendo su dibujo favorito: Peppa pig.

A pesar que aún no tiene edad para dejar por completo los pañales, es toda una experta usando el Smartphone de su mamá. Ya aprendió a desbloquearlo, sabe pasar las pantallas haciendo “swipe” con el dedo hasta encontrar el ícono de YouTube. Si te descuidas un rato se apodera del teléfono y se pone a mirar Peppa pig. Luego distraerla y convencerla que deje el celular para hacer otra actividad no es cosa fácil.

Así que decidimos tomar acciones radicales.


La Raspberry pi

Hace un par de meses le compré una computadora llamada Raspberry pi. Esta computadora consiste en una tarjeta madre muy pequeña (del tamaño de una tarjeta de crédito) y es desarrollada por la Fundación del mismo nombre. Esta es una computadora de bajo costo, dirigida a niños para que sea utilizada con fines educativos. La fundación la vende a 40$ aproximadamente, pero también la puedes conseguir en Amazon o si estás en Lima, en http://paruro.pe (aunque encontrarás precios más elevados).

Entonces cuando mi hija pide con insistencia ver Peppa Pig, le decimos que sólo se puede ver desde la Raspberry pi. Acto seguido retiramos esta pequeña computadora y cables de su caja, y ella misma se ofrece de voluntaria para hacer todas las conexiones. Se le pueden enchufar mouse, teclado y monitor viejos a la Raspberry pi. La fuente de poder viene de un cable que perteneció a un Kindle, y va conectado a un transformador rescatado de una vieja cámara de vídeos Nikon.

El artículo completo en:

Utero de Marita

No hay comentarios.:

Publicar un comentario