Latest Posts:

11 de julio de 2013

La fauna playera (1): los primates exhibicionistas


El uso de las playas como destino recreativo es una actividad muy reciente en la historia evolutiva de la especie humana. Las primeras referencias de su disfrute datan de hace apenas dos siglos. Esto no ha sido impedimento para que los primates humanos hayan hecho rápidamente de la playa un escenario más al cual trasladan sus instintos más ancestrales durante unos meses al año.

Además, las playas se han convertido en un lugar de exhibición e interacción con otros congéneres que merece la pena estudiar en profundidad. En ellas encontramos casi todo el repertorio de comportamientos identificados también en la vida social de los primates no humanos. En otras palabras, las arenas y costas españolas, una temporada más se convertirán en una extensión de la selva.

Pero hagamos un repaso de los patrones de comportamiento de la fauna que ocupa en verano las costas españolas. Por un lado, detectamos en general una necesidad de aparentar más jóvenes de lo que realmente son. Esto no es algo exclusivo de estos ambientes, pero debido al calor, la edad aquí es más evidente. Para cuando llega el momento esperado, tanto machos como hembras se han preparado durante meses para la ocasión. Principalmente existen dos estrategias: operación bikini y machacarse en el gimnasio.
El típico macho ibérico, que aún sin manada mantiene intacta su vocación de alfa, suele esconder la tripa cuando pasa delante de otras hembras, contrayendo sus músculos abdominales. Este método, si bien no sirve de nada, parece dejarles el orgullo inalterado porque así creen disimular su deteriorado estado de salud.

El primate ibérico

El primate ibérico macho también suele enseñar su melena pectoral como un trofeo y prueba de virilidad. La vestimenta, más propia de las olimpiadas de Berlín, que de un lugar público, en el mejor de los casos marca los genitales para que no quede duda del género al que pertenece. En el peor, deja entreverlos. Los hábitats de aguas frías son peligrosos para los machos porque las telas se pegan a la piel y ponen de manifiesto el efecto menguante que las aguas de estas temperaturas tienen sobre los genitales.

A pesar de la potencia que supuestamente se le atribuye al macho ibérico, esta especie está en peligro de extinción y otra nueva, los surfistas, parecen estar ocupando su nicho ecológico. Estos nuevos primates utilizan unos trajes de neopreno ajustados que marcan sus músculos como señal de poder físico, incluso cuando el agua supera varios centígrados el calificativo de: ¡arde!. También los adictos al gimnasio encuentran en la playa una gran oportunidad de exhibición. En los últimos años, se ha visto a machos con influencias modernas adoptar estrategias rejuvenecedoras que hasta ahora solo habían sido vista en hembras: depilarse todo el cuerpo hasta que no quede un solo pelo.

Las hembras, con idéntico objetivo de aparentar ser más saludables y jóvenes, y por lo tanto ser deseadas, se broncean incluso antes de acudir. También retiran el vello de su piel, exageran su feminidad y muestran el tamaño de sus atractivos sexuales: reales o artificiales. Aunque no es algo generalizado, algunas primates también se pintan la cara, como lo hacen cuando tienen eventos sociales. Según me cuentan algunas expertas, también está mal visto para este género llevar el mismo bikini varios días seguidos, lo que prueba que la gente posee un registro mental de la conducta del resto. De hecho, los grupos pasan las horas muertas criticándose unos a otros. El tamaño y forma de los bañadores, junto a las operaciones estéticas que cada uno es capaz de detectar, son algunos de los temas más recurrentes.
Fuente:

No hay comentarios.:

Publicar un comentario