Mostrando las entradas con la etiqueta tortugas. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta tortugas. Mostrar todas las entradas

7 de agosto de 2014

Los dinosaurios tenían sangre caliente

Los dinosaurios estarían entonces cerca de especies como los atunes y algunos tipos de tiburones y tortugas.

Los dinosaurios, ni reptiles ni mamíferos (Foto: Shutterstock)
AFP. Los dinosaurios no tenían la sangre fría como los reptiles de hoy en día ni la sangre caliente como los mamíferos y los pájaros modernos, concluye una investigación publicada el viernes en la revista Science.

Estos animales tenían una temperatura intermedia, según resulta de los análisis de los anillos de crecimiento anuales de los huesos fosilizados de varios especímenes, así como la evolución de su tamaño desde el nacimiento hasta la edad adulta.

Los investigadores de la Universidad de Nuevo México, dirigidos por el biólogo John Grady, compararon resultados en una base de datos sobre 400 animales muertos y vivos.

De este modo llegaron a la conclusión de que los dinosaurios, desaparecidos hace 65 millones de años, están en una categoría intermedia de temperatura corporal, entre los reptiles, que sólo generan su temperatura por medio de intercambios con su medio y las especies que como mamíferos y pájaros tienen mecanismos internos.

Los dinosaurios estarían entonces cerca de especies como los atunes y algunos tipos de tiburones y tortugas.

Desde los primeros descubrimientos de fósiles de dinosaurio en el siglo XIX, los científicos debaten si se trataba de animales de sangre fría o caliente.

En este estudio, los investigadores consideran que al tener un metabolismo intermedio, los dinosaurios pudieron convertirse en animales grandes e imponerse en el ecosistema, ya que no necesitaban comer tanto como los mamíferos para mantener su temperatura.

Toamdo de:

Publímetro

4 de marzo de 2013

Tortuga laúd del Pacífico podría extinguirse en 20 años

Tortuga laúd rodeada de niños antes de ser liberada al mar

La tortuga laúd puede alcanzar dos metros de longitud.

Científicos en Estados Unidos constataron un declive del 78% en el número de nidos de tortuga laúd (Dermochelys coriacea) del Pacífico y aseguran que podría extinguirse en los próximos 20 años.

La tortuga laúd, la mayor tortuga marina, puede alcanzar cerca de dos metros de longitud y pesar más de seiscientos kilos. Ha poblado el planeta durante 100 millones de años.

La especie se distribuye por casi todos los océanos del mundo. Su rango de dispersión es muy amplio por su capacidad de regular su temperatura corporal y tolerar aguas muy frías. Realiza grandes migraciones transoceánicas y la tortuga laúd del Pacífico es conocida por su ardua travesía de 10.000 kms desde la costa oeste de Estados Unidos hasta sus sitios de reproducción en Indonesia.

Thane Wibbles, de la Universidad de Alabama en Birmingham, uno de los autores del estudio, advirtió que la caída en el número de nidos puede llegar a un punto en que la especie no pueda recuperarse.

"La tortuga laúd es uno de los animales más enigmáticos del mundo natural, y estamos siendo testigos de su camino a la extinción", lamentó Wibbles.
Fuente:
BBC Ciencia 

5 de febrero de 2013

Sorpréndase: La vida sexual de las tortugas carey


Tortuga

Las tortugas carey, una especie de tortugas marinas en peligro de extinción, prefieren la monogamia.

Así lo afirma un estudio enfocado en el comportamiento sexual de estos animales, llevado a cabo en las islas Seychelles y publicado en la revista Molecular Ecology.
Poco se conocía anteriormente acerca de la manera en que se reproducen estas tortugas, que viven bajo el agua en las lejanías del mar.

Pero los científicos se sorprendieron al descubrir que estos animales mantienen un vínculo sexual exclusivo durante el período de reproducción y crianza.

El estudio, llevado a cabo por investigadores de la Universidad de East Anglia, en Reino Unido, reveló que las tortugas hembra almacenan el esperma de un solo macho y lo usan para fertilizar varias nidadas de huevos.

"El almacenamiento de esperma" se puede observar en ciertas especies de animales, incluyendo reptiles, aves y tortugas marinas.

Las hembras tienen la capacidad de almacenar esperma viable de varios machos durante largos períodos de tiempo, por lo que técnicamente sus nidadas de huevos pueden provenir de más de un padre.

Monógamos por elección

Tortuga

Según el estudio, ningún macho fertilizó a más de una hembra durante la temporada de reproducción.

Para analizar el tema en profundidad, los investigadores llevaron a cabo pruebas de ADN en crías de tortugas carey, con el fin de identificar la cantidad de machos involucrados en el proceso de fertilización durante el período de reproducción.

Las pruebas revelaron que la mayoría de los nidos de huevos fueron engendrados por un solo macho, y que ningún macho fertilizó a más de una hembra durante los 75 días que duró la temporada en cuestión.

"Nos sorprendió que se comporten de esa manera porque la monogamia genética es poco común en los animales, suele verse en casos excepcionales", explicó el doctor David Richardson, miembro del equipo de investigación.

Según los estudios, la tendencia mantener a una única pareja no se debe a una falta de oportunidades.
"Es improbable que haya pocos machos dando vueltas en alta mar", dijo el doctor Richardson.

"Creemos que se están apareando en las lejanías del océano, en donde también se alimentan, a lo largo del Índico occidental", añadió.

Variabilidad genética

Tortugas

Las muestras de ADN ayudaron a comprender comportamientos que no son perceptibles a simple vista.

El número de machos tortugas carey que contribuye a la formación de la siguiente generación es importante para la supervivencia de la especie, ya que se traduce en una mayor variabilidad genética.

"La variabilidad genética ayuda a que las tortugas sean más resistentes ante nuevas amenazas o adversidades que se presenten", señaló Richardson.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN por sus siglas en inglés) catalogó a las tortugas carey como especie en peligro de extinción, tras años de ser cazadas de forma masiva.
Sus caparazones están muy cotizados dentro del comercio ilegal. Se utilizan principalmente para fines decorativos.

Presentes en aguas tropicales alrededor del mundo, las tortugas hembra se reúnen en sitios de anidación –generalmente en las costas, como por ejemplo en la isla Cousine- cada varios años para poner alrededor de cinco nidadas de huevos a lo largo de la temporada.

Generalmente los cruces ocurren en el mar, por lo que las muestras de ADN ayudaron a comprender comportamientos que no son perceptibles a simple vista.

Richardson le dijo a la BBC que este estudio, junto con informes independientes que evidencian un aumento en el número de tortugas carey, indican que "en términos de conservación, la situación parece ser menos grave de lo que se pensaba".

Aún así, el equipo espera que la investigación ayude a los conservacionistas a entender mejor el comportamiento de estos animales, para así poder tomar medidas que contribuyan a su preservación.

Fuente:

BBC Ciencia

Contenido relacionado

30 de octubre de 2012

Espectacular: Hallazgo de 1 800 tortugas jurásicas

Sitio en el noreste de China, en la provincia de Xinjiang, donde fueron hallados los fósiles

La región árida donde fueron hallados los fósiles tenía vegetación frondosa, lagos y ríos hace 160 millones de años. Fotos: Museo de Historia Natural de Berlín

Uno de los hallazgos más espectaculares de fósiles de tortugas del período Jurásico tuvo lugar en el noroeste de China.

Fósiles de tortugas hallados en Xinjiang, en el noroeste de China

Cerca de 1.800 tortugas se habían juntado en espera de lluvias, que llegaron demasiado tarde.
Ampliar imagen 
 
"Huesos apilados, unos encima de otros. No podíamos creer lo que estábamos viendo", dijo el paleontólogo Oliver Wings.

En total, cerca de 1.800 fósiles de tortugas fueron encontrados en el sitio, en la provincia de Xinjiang, en el noroeste de China.

Wings, investigador del Museo de Historia Natural de Berlín, Museum für Naturkunde, había estado trabajando en el lugar durante varios años junto al experto en tortugas fósiles, Walter Joyce, de la Universidad de Tubinga, y colegas chinos.

Los científicos creen que las tortugas se habían reunido hace unos 160 millones de años en espera de lluvias durante un período de sequías severas, pero las precipitaciones llegaron demasiado tarde.

Congregadas

Aunque hoy es una de las zonas más secas del mundo, hace 160 millones de años Xinjiang era una región con vegetación frondosa, lagos y ríos.

Oliver Wings cortando rocas

Oliver Wings venía buscando fósiles en el lugar desde 2007 junto a otros investigadores.

Los científicos han demostrado, sin embargo, que incluso entonces, las condiciones no siempre fueron ideales y hubo épocas de sequía.

Fue durante uno de esos períodos que una gran cantidad de tortugas se habría congregado en uno de los pocos pozos de agua existentes, en espera del regreso de las lluvias.

Hoy en día, por ejemplo, las tortugas en Australia tienen un comportamiento similar.

Para las tortugas de Xinjiang, desafortunadamente, las precipitaciones llegaron demasiado tarde. Los científicos creen que muchas de ellas ya estaban muertas cuando las lluvias regresaron con gran intensidad.

Un río de lodo habría arrastrado las tortugas desde su refugio junto a grandes cantidades de sedimento, depositándolas en un único lugar, según los paleontólogos.

Comparaciones

"Este sitio ha permitido probablemente más que duplicar el número de fósiles de tortugas del Jurásico", dijo Joyce.

"Algunas de las caparazones estaban apiladas unas sobre otras en la roca".

Wings, Joyce y sus colegas han completado numerosas expediciones a la misma región árida desde 2007. 

Los investigadores han hallado fósiles de tiburones, cocodrilos y varios esqueletos de dinosaurios, entre otros restos.

El numero elevado de fósiles permitirá a los científicos realizar un análisis estadístico de tortugas asiáticas durante el período Jurásico.

Su muerte simultánea y preservación permitirá hacer comparaciones en materia de crecimiento y diferencias morfológicas entre especies.

Los resultados del hallazgo acaban de ser publicados en la revista Naturwissenschaften

Fuente:

BBC Ciencia

Contenido relacionado

12 de octubre de 2012

Encuentran una tortuga que orina por la boca

Especial: Animales

tortuga-orina-boca
GaleríaFotogalería: Animales muy extraños
Haz click aquí

La tortuga china de caparazón blando Pelodiscus sinensis excreta urea por la boca en lugar de hacerlo a través del riñón, según han demostrado científicos de la Universidad Nacional de Singapur. La investigación se planteó tras observar que, cuando está en tierra, cada cierto tiempo este galápago sumerge su cabeza en el agua durante un largo período de tiempo, que puede extenderse hasta 100 minutos. El estudio demuestra que lo hace para excreta urea por la boca. Es más, midiendo los niveles de urea en saliva, los investigadores comprobaron que eran 250 más altos que en sangre. Los detalles se publican en la revista The Journal of Experimental Biology.

Los animales producen un tipo especial de transportadores de proteínas en sus bocas para excretar la orina.

Según Yuen K. Ip, este comportamiento se debe a su adaptación a un entorno de aguas salobres. Los animales que excretan urea a través del riñón necesitan beber mucho, lo cual plantea un problema cuando el único agua disponible es salada, especialmente para los reptiles, que no pueden excretar las sales. La excreción de urea por la cavidad bucofaríngea (boca y garganta) es una opción que no depende del contenido de sal en el agua.
Y además…

Fuente:

27 de junio de 2012

La soledad del mejor amigo de la tortuga "Solitario Jorge"

Don Fausto Llerena junto al Solitario Jorge Foto: gentileza Dirección del Parque Nacional Galápagos

Don Fausto Llerena fue el principal cuidador del Solitario Jorge durante tres décadas. Fotos: gentileza Dirección del Parque Nacional Galápagos

Con la muerte del Solitario Jorge, el mundo perdió al último sobreviviente de una subespecie y Ecuador al gran símbolo de las islas Galápagos. Pero don Fausto Llerena perdió a su mejor amigo.

Solitario Jorge Foto: gentileza Dirección del Parque Nacional Galápagos

El Solitario Jorge había sido hallado en el 72 en la Isla Pinta.

Durante tres décadas, Llerena fue el cuidador principal de la tortuga gigante de más de 100 años, último sobreviviente de la subespecie Chelonoidis Abingdoni. Y su devoción al solitario Jorge y a la conservación fue reconocida incluso en el nombre del centro donde habitaba el quelonio, el Centro de Crianza de Tortugas Gigantes Fausto Llerena, en la isla Santa Cruz.

El pasado domingo, cuando el guardaparque de 72 años fue a visitar a su amigo, como solía hacer incluso en sus días libres, notó que no fue a recibirlo como siempre y lo halló muerto en un sitio en su corral.

"Yo estuve cuidándolo desde el año 1983, siempre venía a dar el encuentro", dijo Llerena a BBC Mundo.

El solitario Jorge tenía una "personalidad compleja", y sólo "aceptaba hasta tres personas en su corral a un mismo tiempo, si no, se retiraba. Si estaba yo solo era cuando se quedaba más tiempo".

"Yo sentía mucho afecto por él, incluso lo iba a visitar los fines de semana. Venía a mi encuentro, se paraba enfrente y estiraba el cuello y abría la boca. Y ahí se quedaba parado con la boca abierta un buen momento, con la mirada fija, sin parpadear, como si quisiera decirme algo".

"Yo lo acariciaba en la cabeza, le daba unas palmaditas y él estiraba más el cuello, y cuando yo salía del corral él se iba al lugar donde descansaba".

Para Llerena, cuando subía la cabeza y estiraba el cuello, el solitario Jorge "quería comunicar un saludo, darme la bienvenida, como si me preguntara, ¿cómo estás?".

"¿Qué te pasa?"

El cuidado de la tortuga incluía la limpieza del corral y la laguna donde se bañaba, así como proveer su dieta de vegetales como porotillo y otoy.

Solitario Jorge Foto: gentileza Dirección del Parque Nacional Galápagos

"Comunicaba mucho con la mirada". El Solitario Jorge tenía más de 100 años y murió sin dejar descendencia.

Llerena cuidó al solitario Jorge las dos veces en que la tortuga gigante sufrió quebrantos de salud. "Una vez estaba más lento, no se movía, y yo le decía, ¿qué te pasa? Y él sólo alzaba la cabeza y miraba". En una primera ocasión un episodio de indigestión fue curado con papaya. "Le dimos primero un cuarto de papaya, luego una mitad y finalmente una entera hasta cuando estaba bien y se suspendió la papaya".

"Otra vez se le cayo una uña. No se movía, fui a verlo y tenía inflamado el brazo. Los veterinarios le pusieron unas inyecciones y ya se compuso".

La fascinación de Llerena con las tortugas comenzó a los 12 años, cuando el guardaparque, que había nacido en la provincia de Tungurahua, en el centro del país, llegó por primera vez con su familia a Galápagos.

"Mi ambicion era tener una tortuga en mi casa, en aquellos tiempos no había todavía un parque nacional. Yo traje una tortuga y la tuve en mi casa 20 años, hasta que se escapó del corral".

Llerena conoció al solitario Jorge desde que fue rescatado en 1972 en la isla Pinta, durante una misión para remover cabras, una especie introducida por el hombre que devastó el hábitat de las tortugas.

Se cree que en el pasado existieron cerca de 300.000 tortugas gigantes en las Galápagos, pero fueron diezmadas por piratas que las cazaban por su carne y que introdujeron especies depredadoras.

Desde que fue hallado en la Pinta, Jorge integraba el programa de crianza en cautiverio del Parque Nacional Galápagos, pero no logró dejar descendencia.

"Yo siempre tuve en mi pensamiento que alguna vez se iba a morir pero no se sabía cuando, siempre estaba pensando en eso. Tenía la esperanza de que dejaría un descendiente de él pero no fue así", dijo Llerena a BBC Mundo.

Los científicos batallaron para evitar la extinción de la subespecie a la que pertenecía la tortuga gigantes y se intentó cruzarlo con hembras de características genéticas similares, como las de la especie del volcán Wolf en la isla Isabela.

Pero la tortuga se tomó su tiempo. Sólo después de 15 años de contacto con las hembras Jorge se apareó con una de ellas, pero los huevos no fueron fértiles.

El legado de Jorge

El solitario Jorge murió sin dejar descendencia, pero no sin dejar un gran legado para la lucha por la conservación de especies.

"Hay que ser fuerte y continuar con el mismo ánimo nuestro trabajo porque aquí hay muchas tortugas, tenemos 70 adultas y más de mil pequeños, entonces no tenemos que decaernos. Tenemos que coger más fuerza porque tenemos más especies que recuperar. No están perdidas todavía pero si nos descuidamos puede suceder algo grave con esas especies, todavía están en peligro".

Llerena cree que la muerte del solitario Jorge es una perdida no sólo para Ecuador sino para todo el mundo y tiene un mensaje especialmente para la juventud. "Tenemos que tener más conciencia sobre las especies naturales, especialmente aquí en Galápagos".

El guardaparque no oculta su sensación de soledad. "Yo le tenia mucho cariño, la primera visita al centro siempre era a él, y ahora ya no hay quien reciba".

"Siento como que se ha ido el mejor amigo, hay un vacío y me da mucha pena, especialmente cuando veo las fotos. En mi corazón es como que no estoy convencido que se ha muerto".

"Pero hay que resignarse y seguir adelante y tener al solitario Jorge siempre en el corazón y en el pensamiento toda una vida".

Don Fausto Llerena junto al Solitario Jorge Foto: gentileza Dirección del Parque Nacional Galápagos

"Hay que resignarse y seguir adelante y tener al Solitario Jorge siempre en el corazón y en el pensamiento toda una vida".

Fuente:


Contenido relacionado

26 de junio de 2012

La anécdota de Bertrand Russell y las tortugas

Este post va in memoriam de"Solitario  George", la última tortuga de su especie que acaba de fallecer recientemente...

La historia de la ciencia, y la de los científicos, está repleta de anécdotas, a cual más curiosa. La de Bertrand Russell y las tortugas es una de ellas.

Bertrand Russell en 1916
La cuenta muy bien Vicente Muñoz (que ya colaboró por aquí con Planito y la forma del Universo) en su libro Formas que se deforman, sobre topología, que, por otra parte, está resultando muy interesante:
Cuenta una historia que en cierta ocasión el filósofo y matemático Bertrand Russell (Reino Unido, 1872-1970) estaba dando una conferencia sobre astronomía en al que describió cómo la Tierra giraba alrededor del Sol, que a su vez gira en torno a las estrellas de nuestra galaxia. Al final de la charla, una anciana se levantó al fondo de la sala y dijo: “Todo lo que nos ha contado usted son disparates. En realidad, el mundo es una placa plana que se sostiene sobre el caparazón de una tortuga gigante”. A Russell estos comentario no lo amilanaban. Sonrío con suficiencia y dijo: “¿Y sobre qué se sostiene la tortuga?”. “Se cree usted muy agudo, joven”, replicó la anciana. “Pero hay infinitas tortugas”.
Me hubiese encantado ver la cara del señor Russell después de este último comentario de la anciana, de la que, hasta donde yo sé, no se tiene información.


Fuente:

Muere en Galápagos el 'Solitario George', la última tortuga de su especie


'Solitario George', último superviviente de la subespecie 'Chelonoidis abingdoni' fue encontrado muerto, según informó la Dirección del Parque Nacional Galápagos (DPNG).

El cuerpo de George estaba en posición como si hubiera intentado dirigirse al bebedero, detalló la DPNG. 

Además, añadió que su edad exacta se desconoce, aunque "se estima que pasa de los cien años".

George era oriundo de la isla Pinta, la más septentrional de las Galápagos. Fue rescatado en 1972 por un grupo de cazadores dedicados a erradicar las cabras, una especie introducida por el hombre que diezmó el hábitat y llevó a las tortugas gigantes de esa isla al borde de la extinción.

Desde entonces, George formó parte del programa de crianza en cautiverio de la DPNG. Ejecutaron diferentes iniciativas para intentar que se reprodujera, inicialmente con hembras de la especie de volcán Wolf, de la isla Isabela, con las que consiguió aparearse tras 15 años de convivencia, pero los huevos no fueron fértiles.

Posteriormente, se colocaron en su corral hembras de la especie de la isla Española, genéticamente más cercana, con las que se encontraba hasta hoy.

Las Islas Galápagos deben su nombre a las grandes tortugas que la habitan y sus reservas terrestre y marina contienen una rica biodiversidad. Son consideradas como un laboratorio natural, que permitió al científico británico Charles Darwin desarrollar su teoría sobre la evolución y selección natural de las especies.

El archipiélago de Galápagos está situado a unos mil kilómetros de las costas continentales ecuatorianas. Fue declarado en 1978 Patrimonio Natural de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Actualización: 

El Parque Nacional Galápagos albergará un museo en honor al "Solitario Jorge", el último individuo que quedaba de la subespecie de tortugas gigantes conocida científicamente como geochelone nigra abingdoni que murió el domingo en Ecuador.

Así lo informó la dirección del parque, que adelantó que este martes se darán a conocer los resultados de la autopsia que un grupo de expertos realiza a la tortuga gigante.

Una vez que se culminen las pruebas, el cuerpo del Solitario Jorge será embalsamado y colocado en el museo en su honor.

Fuente:

El Mundo Ciencia

BBC Ciencia

24 de junio de 2012

Un coito de 47 millones de años



A las tortugas de la imagen les sorprendió la muerte hace 47 millones de años mientras se apareaban. La de la izquierda, más grande, es la hembra, y ambas se hundieron en las aguas del lago Messel hasta llegar a una zona sin oxígeno. Sus cadáveres, y los de otras ocho parejas, quedaron impregnados en la roca y permanecieron allí durante millones de años. Sus fósiles proporcionan ahora una valiosísima información.


Leer más:
Abrazados para la eternidad: un coito de 47 millones de años

Tomado de:

Fogonazos

21 de mayo de 2012

Hallan tortuga gigante que vivió en Colombia hace 60 millones de años

Edwin Cadena compara su altura al tamaño de la caparazón de la tortuga gigante

El paleontólogo colombiano Edwin Cadena compara su altura al tamaño de la caparazón gigante hallada en el norte del país. Fotos: gentileza Edwin Cadena

Los restos de una tortuga gigante que vivió hace 60 millones de años fueron hallados en lo que es hoy territorio colombiano.

El fósil, descubierto por paleontólogos de la Universidad Estatal de Carolina del Norte en Estados Unidos, recibió el nombre de Carbonemys cofrinii, que significa tortuga de carbón, en referencia a la mina de carbón en la que fue hallado en el norte de Colombia, en el llamado Cerrejón. 

Ilustración de la tortuga gigante encontrada en Colombia Ilustración de Liz Bradford

Carbonemys cofrinii tenía una potente mordida. Ilustración de Liz Bradford.
Ampliar imagen
El cráneo tiene 24 cms de largo y la caparazón 172, una medida similar a la altura del estudiante de doctorado de la universidad estadounidense que descubrió los restos, Edwin Cadena, autor principal del estudio publicado en la revista Journal of Systematic Palaeontology.

"Cerrejón está en el norte de Colombia, casi en el centro de una península que sale en el Mar Caribe. Es la mina a cielo abierto de carbón más grande en el mundo y hay unos huecos gigantes donde se extrae el carbón. Gracias a esos huecos podemos ver los fósiles", dijo el paleontólogo colombiano desde Carolina del Norte a BBC Mundo. Los restos de la tortuga gigante fueron hallados en el mismo sitio donde se encontró Titanoboa cerrejonensis, la serpiente más grande descubierta hasta ahora.

¿Cómo era territorio que habitó la tortuga gigante?

El lugar donde vivía Carbonemys "era muy similar a un bosque tropical actual como los bosques cercanos a los deltas del Orinoco y Amazonas, pero era mucho más diverso. Y una de las grandes diferencias es que era mucho más caliente, entre cuatro y seis grados más caliente que un bosque tropical actual", explicó Cadena".

"Lo interesante del Cerrejón es que se trata de la primera vez en el registro fósil en que podemos entender como era todo el ecosistema, no sólo los animales sino también las plantas porque tenemos fósiles de plantas, hojas, frutos, incluso polen y esporas".

Gigantismo

El desarrollo de especies de gran tamaño o gigantismo fue por diversos factores.

Edwin Cadena

Los restos fueron encontrados en el Cerrejón, en la mayor mina de carbón a cielo abierto del mundo.
Ampliar imagen

"Es muy difícil pensar que sólo hubo una razón por la cual estos animales desarrollaron un gigantismo. En primer lugar, Cerrejón es una de las primeras localidades que conocemos justo después de la extinción de los dinosaurios. E incluso Cerrejón no está muy lejos de donde ocurrió el impacto en México que causó la extinción."

La desaparición de los dinosaurios significó que las tortugas ya no tenían esos grandes predadores, porque "seguramente los ancestros de estas tortugas vivieron al mismo tiempo que los dinosaurios y tuvieron que competir por espacio y por comida o tratar de evadir ataques".

El segundo factor es que las tortugas, serpientes y cocodrilos en Cerrejón competían entre sí por espacio y alimento. Si el predador crecía la presa también tuvo que crecer para poder sobrevivir y ambas continuaron aumentando su tamaño en una secuencia de eventos, explicó Cadena a BBC Mundo.

"Todo esto ayudado por un ingrediente grande que es la temperatura, que en los reptiles es fundamental porque dependen de la temperatura exterior para funcionar bien. En mi opinión el gigantismo es el resultado de una combinación de esos tres grandes factores".

Lea el artículo completo en:

BBC Ciencia


19 de julio de 2011

El caparazón antiincendios de las tortugas mora

Especial: Seres vivos


Un ejemplar de tortuga mora tras el incendio de la Sierra de la Carrasquilla.| Andrés Giménez

Un ejemplar de tortuga mora tras el incendio de la Sierra de la Carrasquilla.| Andrés Giménez

  • Un incendio en Murcia acabó con todas las tortugas menores de 4 años
  • Las tortugas mayores pueden sobrevivir un incendio cada 30 años

"Las tortugas de tierra pueden resistir altas temperaturas, pero eso no significa que su caparazón sea un armazón a prueba de incendios". Son las palabras de Ana Sanz-Aguilar, la autora de un reciente estudio que ilustra que la reacción al fuego de estos animales varía en función de la edad que tengan.

El 1 de agosto de 2004, uno de estos incendios arrasó la Sierra de la Carrasquilla en Murcia calcinando un área de 250 hectáreas en la que vivía una importante población de estos longevos reptiles. Hace una década que los responsables de este hallazgo decidieron estudiar el comportamiento de más de 1.000 tortugas.

El estudio, que refleja la importancia de la edad en la supervivencia de las tortugas moras ('Testudo graeca'), ha sido publicado en la revista 'Biological Conservation'. Es el fruto de la colaboración entre el Centro de Ecología Funcional y Evolutiva de Montpellier (Francia), la Universidad Miguel Hernández (UMH) y el Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (IMEDEA-CSIC).

Las benjaminas: las más vulnerables

Los investigadores constataron que el incendio de la Sierra de la Carrasquilla acabó con el 100% de los animales menores de 4 años y provocó un aumento de la mortalidad del 62% en subadultos (entre 4 y 8 años) y del 12% en adultos (mayores de 8 años). Según la experta, "para la dinámica de la especie, es más grave que un incendio incremente la mortalidad de los adultos en un 12% que desaparezcan todas las tortugas jóvenes".

El trabajo recoge que la viabilidad de las poblaciones de estos animales depende de la baja mortalidad y de la longevidad de los adultos. Los autores señalan que cualquier factor que haga aumentar la mortalidad de los adultos, como la mayor vulnerabilidad a los incendios en terrenos rocosos, "aumenta las probabilidades de extinción de una población".

No obstante, según los modelos confeccionados por los investigadores, si estos fuegos ocurren cada 30 años, frecuencia similar al ritmo natural en paisajes mediterráneos, las poblaciones de tamaño mediano-grande de tortuga mora no se extinguirían. Los expertos advierten de que si se sobrepasa ese límite, "las probabilidades de extinción aumentan de forma estrepitosa".

Refugios insuficientes

Las tortugas más jóvenes corren menos suerte ya que ninguna de ellas sobrevive el paso de las llamas debido al tipo de refugios que escogen. Optan por sitios que están bajo la vegetación y en agujeros muy superficiales. Además, puesto que su caparazón aún no ha sido osificado, resisten menos a las altas temperaturas.

Pese a que el fuego acabó con decenas de animales, los científicos encontraron ejemplares vivos en refugios que ellos mismos habían excavado en la tierra para pasar los períodos de mayor 'estrés térmico': invierno y verano. Durante las otras estaciones, su comportamiento cambia y su ritmo de actividad aumenta. Sanz-Aguilar lo confirma: "en primavera, las tortugas están ocultas bajo algún arbusto por lo que, si en ese momento se produjera un incendio, acabaría con todos los ejemplares".

La tortuga mora se puede encontrar en Europa, África y Asia. En el continente europeo, las poblaciones más numerosas se localizan en el sureste ibérico, entre Murcia y Almería donde ocupan una extensión de 2.600 kilómetros cuadrados. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) la ha catalogado como 'vulnerable', y cree que podría desaparecer a medio plazo, mientras que el Libro Rojo de los Anfibios y Reptiles Españoles la clasifica 'en peligro'.

Fuente:

El Mundo Ciencia

23 de febrero de 2010

La tortuga que llenó el vacío entre dos continentes


Martes, 23 de febrero de 2010

La tortuga que llenó el vacío entre dos continentes

Hace 90 millones de años, durante el Cretácico Tardío, buceaban por las aguas de la costa africana tortugas marinas, las primeras que habitaron esas aguas. Un equipo de paleontólogos portugueses acaba de publicar sus conclusiones sobre el estudio de los restos de un cráneo de una de estas emprendedoras tortugas

El cráneo de la tortuga Angolachelys mbaxi

La tortuga prehistórica se llama Angolachelys mbaxi. Sus restos fueron hallados en 2005, en un yacimiento en Tadi, un pueblecito de Angola. Son muy pocos los fósiles que se han encontrado en esa zona porque el terreno no es el más apropiado para la conservación de los mismos.

A pesar de ello este equipo de paleontólogos liderados por Octavio Mateus, del Museu da Lourinhã lleva años excavando en la zona y han encontrado un lugar rico en fósiles, sobre todo marinos. Allí han encontrado a la tortuga.

De acuerdo con sus conclusiones, publicadas por la revista especializada Acta Palaeontológica Polónica, la Angolachelys mbaxi es una prima hermana de las tortugas halladas en la isla de Wight, en Inglaterra. Así que todo apunta a que estas tortugas sureñas proceden del Atlántico Norte.

Por aquel entonces, hace lo que hoy es América del Sur y África eran un solo continente. Poco a poco, ese gran continente se partió en dos. Y a medida que se abría la tierra como una cremallera que se abre hacia abajo, el agua invadía el hueco y las tortugas también. Nuestra protagonista fue de las primeras que lo hicieron.

Aunque no fue la única: los paleontólogos han hallados los restos de un reptil marino llamado Angolasaurus. Un antepasado del dragón de Komodo y uno de los mayores lagartos que han existido.

Tomado de:

RTVE

14 de mayo de 2007

UNA TORTUGA MARCADA EN ALBORÁN (ESPAÑA) VIAJA HASTA NICARAGUA.
Lenta, pero segura...

Una tortuga marcada con un emisor de radiofrecuencia. (Foto: ALNITAK)
Ampliar foto

Una tortuga marcada con un emisor de radiofrecuencia. (Foto: ALNITAK)

Actualizado lunes 14/05/2007 17:12 (
GUSTAVO CATALÁN DEUS

MADRID.- 'María', una tortuga boba de casi un metro de longitud y 80 kilos, ha realizado un viaje migratorio durante más de un año siguiendo una ruta magnética perfecta hacía las playas de Nicaragua. Su viaje es directo, sin paradas y siguiendo los paralelos.

La tortuga fue marcada en aguas de Alborán, a pocas millas de Fuengirola, en julio de 2005, donde permaneció unos meses. Se marcó para estudiar sus migraciones y sus hábitos en el caladero mediterráneo, que coincide con la pesquería de pez espada, donde cada año unas 20.000 tortugas se enganchan accidentalmente en los anzuelos de la flota española de palangre.

La tortuga fue marcada con un transmisor de satélite en el marco del proyecto LIFE de la UE Conservación de cetáceos y tortugas en Murcia y Andalucía y ha sido controlada por científicos de la Sociedad Española de Cetáceos.

Terminado aquel programa, el mar de Alborán se va a convertir de nuevo en un gran banco de pruebas para hallar soluciones para la conservación de cetáceos y tortugas marinas. La Fundación Alnitak será la encargada de probar distintos prototipos, como pingers, anzuelos especiales, cambios en el arte del palangre o telemetría para guiar a la flota pesquera.

La Secretaría General de Pesca Marítima (SGPM) comienza un proyecto LIFE de la UE para encontrar soluciones, y será el antiguo barco arenquero noruego, 'Toftevaag', dirigido por Ricardo Sagarminaga y Ana Cañadas, quienes prueben las herramientas.

Biólogos e investigadores del Centro Oceanográfico de Málaga, la Agencia Oceanográfica y Atmosférica de EEUU (NOAA), la Unidad de Investigación de Mamíferos Marinos de la Universidad de St. Andrews y el comité científico de la Convención de Bonn para la Conservación de los Cetáceos en el Mediterráneo, también estarán a bordo.

Un ejemplar de tortuga boba. (Foto. ALNITAK)
Ampliar foto

Un ejemplar de tortuga boba. (Foto. ALNITAK)

El proyecto, denominado 'Desarrollo de tecnologías para la reducción de interacciones entre pesquerías y especies de fauna amenazada' aborda dos problemas de gran actualidad que afectan a los cetáceos a escala mundial. para las poblaciones de tortugas, la captura accidental en diversas artes de pesca constituye una de las principales amenazas.

Existe una gran preocupación por el uso indebido de medios acústicos de disuasión, llamados pingers. Estos aparatos, desarrollados inicialmente para evitar que algunos cetáceos del mar del Norte se enmallaran en las redes de pesca, podrían no sólo ineficaces con respecto a otras especies como focas, orcas o delfines, sino perjudiciales, al generar ondas sonoras potencialmente peligrosas.

Además de la presencia de tortugas y de 10 especies de cetáceos, el mar de Alborán ofrece a los científicos la ayuda de las flotas de pesca artesanal en la búsqueda de soluciones. En Alborán hay manadas de cientos de delfines, por lo que cualquier ensayo puede tener resultados en poco tiempo.

Uno de los experimentos se centrará en el testado de un nuevo anzuelo que ha tenido un gran éxito en Perú y Ecuador. Otra posible medida por evaluar es la inmersión de los anzuelosa mayor profundidad, donde todavía se encuentran peces espada y atunes, pero donde estarían fuera del alcance visual de las tortugas, que permanecen la mayor parte del tiempo en superficie. También se equipará a la flota palangrera de uans pértigas para el corte de sedal y la liberación del reptil si se queda enganchado.

El delfin mular es de los más amenazados del Mediterráneo, por acercarse mucho a la costa y por su interacción con los barcos pesqueros. Estos delfines han aprendido a aprovecharse de las artes de pesca donde acorralan a sus rpesas contra las redes. La situación les ha dado la fama de 'ladrones'.

Esta rivalidad por los recursos pesqueros llevó a incorporar a las redes dispositivos acústicos para ahuyentarle. Sin embargo, el pinger en vez de actuar como 'espanta delfines' parece más una campana para avisar a los delfines que la cena está servida. Ahora se pretende comprobar todos los usos y especies, y regular la mejor manera de utilización.

Este nuevo proyecto pretende incrementar la cooepración con los epscadores artesanales en la búsqueda de soluciones a estos conflictos donde siempre pierde el más débil. También promueve actividades alternativas de fomento de la pesca artesanal como valor cultural y uso sostenible de los recursos pesqueros en zonas tan especiales como las Reservas Marinas del Cabo de Gata o la isla de Alborán.

Fuente:

El Mundo - Ciencia

Inqueutud por el desove de tortugas gigantes

Las dragonas de Komodo se reproducen sin machos

S.O.S. para salvar a las tortugas marinas


11 de abril de 2007

Ecuador declara a las Islas Galápagos en emergencia
Un equipo de la UNESCO evalúa si la conservación de la biodiversidad del archipiélago corre peligro.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, declaró en emergencia a las paradisíacas Islas Galápagos, en un intento por mejorar su administración y hacer desaparecer la preocupación de las Naciones Unidas sobre la conservación de la biodiversidad del archipiélago.

La decisión de Correa coincide con la visita de un equipo técnico de la UNESCO que evalúa los problemas que afectan a las islas, declaradas Patrimonio Nacional de la Humanidad en 1979, y su posible inclusión dentro de las reservas en peligro.

"Las Galápagos son un tesoro para la humanidad y por eso hemos preparado este decreto para ordenar la institucionalidad de las islas", dijo Correa al firmar el decreto con el que declaró la emergencia.

Con la decisión, se pretenden solucionar los problemas administrativos y operativos que han hecho peligrar el delicado ecosistema de las islas y que van desde un desmesurado crecimiento de población hasta un repunte de actividades peligrosas como la pesca y el turismo indiscriminado.

Suspensión del turismo y permisos de residencia

La solución abarcaría una suspensión temporal de la concesión de licencias turísticas y permisos de residencia y la expulsión de los habitantes que estén ilegalmente en la zona.

Los problemas de las Galápagos despertaron la preocupación de la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), que prepara un informe sobre los avances del país en la conservación de su biodiversidad.

La UNESCO ha señalado que el país carece de mecanismos para asegurar la conservación de las miles de especies que habitan en el archipiélago.

Las Galápagos, situadas a unos 1.000 kilómetros de la costa ecuatoriana en el Océano Pacífico, son visitadas continuamente por miles de turistas debido a las múltiples especies que viven en sus 13 islas y 42 islotes de origen volcánico, incluyendo los albatros, piqueros, fragatas y pinzones y del único cormorán del mundo que no vuela, sino que nada.

"Para asumir nuestra responsabilidad no necesitamos dictámenes de institución internacional alguna. Estamos declarando las Galápagos en peligro por los años de negligencia en su gestión", dijo Correa.

En las Galápagos también se pueden encontrar los lobos marinos, iguanas y tortugas que sirvieron de base para la teoría de la selección natural del científico británico Charles Darwin en el siglo XIX.

Fuentes:

El Confidencial

ABC.es

BBC News
Tortugas 'correrán' de Costa Rica a Galápagos
AMENAZADA. La tortuga baula es una de las habitantes más antiguas del planeta. Ahora participa en una carrera para salvarse de su extinción.

Una carrera por la vida...

En un esfuerzo por generar conciencia y fondos para salvar a las tortugas baulas, que están críticamente amenazadas, se realizará una gran carrera de tortugas en la que participarán once de estos ejemplares. Esta actividad, única en su género, unirá patrocinadores corporativos con organizaciones de conservación y se realizará del 16 al 29 de abril. Diez empresas competirán en esta carrera, entre ellas Dreyer's Ice Cream, GITI Tires, Plantronics, Travelocity, West Marine y Yahoo!, que también patrocina la web en www.GreatTurtleRace.com.

UNA CARRERA POR LA VIDA

Además, habrá auspiciadores no corporativos como Bullis Charter School de California; Drexel University de Filadelfia, Pensilvania; Life Sciences Secondary School en Nueva York (con el patrocinio financiero de Microsoft); y Offield Center for Billfish Studies. Una undécima tortuga será anunciada durante esta semana.

La gran carrera de tortugas marinas ha sido organizada por Conservación Internacional, el Ministerio de Ambiente y Energía de Costa Rica, The Leatherback Trust y el programa Tagging of Pacific Predators (TOPP).

Los mamíferos han sido equipados con trasmisores satelitales y estarán "compitiendo" en una carrera hacia las áreas de alimentación al sur de las Islas Galápagos, después de su anidación en Playa Grande dentro del Parque Nacional Las Baulas en Costa Rica, el sitio de anidamiento más importante para las tortugas en el Pacífico. La tortuga baula es un voluminoso animal marino que sobrevivió a los dinosaurios, pero ahora está en peligro de extinción.


Fuentes:

Reuters España

Diario El Comercio

La Segunda