Latest Posts:

20 de abril de 2015

¿Por qué son tan nocivas para el entorno las toallitas húmedas?

Son extremadamente útiles en el momento de cambiarle a un bebé los pañales. También para higienizarnos en un festival, un campamento o en cualquier otra situación en la que se complica el acceso al agua.
Tan prácticas son que nos hemos acostumbrado a utilizarlas incluso cuando no las necesitamos: para limpiarnos las manos después de comer una manzana o para sacarnos el maquillaje.
Y una vez usadas, acabamos tirándolas -casi siempre- al inodoro.
Pero lo que quizá la mayoría nosotros no sabe es que, al hacerlo, estamos causando un daño grave en los sistemas de desagües y en el medio ambiente.
Un informe reciente de una ONG británica afirma que la presencia de toallitas húmedas usadas en las playas británicas aumentó en 50% en el último año.

Manos
Hay quienes las usan por ejemplo para limpiarse las manos.

Según reporta el New York Times, la ciudad de Nueva York ha gastado más de US$18 millones para resolver problemas en sus plantas de tratamiento de aguas a causa de estas toallitas.
Y en Ecuador, por ejemplo, hace ya dos años, una empresa de agua pública pidió a los ciudadanos que no arrojasen las toallas húmedas al inodoro por los problemas que estaban generando en las estaciones depuradoras.
¿Por qué son tan nocivas? Porque, a diferencia del papel higiénico, estos paños no se desintegran con facilidad.

Robustas y duraderas


En muchas ciudades del mundo se han reportado bloqueos en las cloacas que se producen cuando las toallitas se mezclan con otros desechos.

Los paños húmedos están diseñados para durar.
En contraste con el papel común, cuando están húmedas mantienen su estructura y no se deshacen cuando las restregamos.
Esto quiere decir que no se rompen dentro del sistema de cloacas.
El artículo completo en:

No hay comentarios.:

Publicar un comentario