Latest Posts:

3 de julio de 2014

El “A mí me funciona” y la falacia de la regresión a la media.

Una ciudad, harta de salir en los periódicos como una de las localidades con mayor número de accidentes de tráfico, decide buscar una solución urgente. Para ello convoca un concurso en el que se seleccionan cuatro proyectos. El que parece más prometedor consiste en la colocación de cámaras de tráfico disuasorias. La metodología es simple. Se realiza una estadística para identificar los puntos en los que el número de accidentes durante el pasado trimestre fue muy superior a la media. Se detectan unos 50 puntos. Unos metros por delante de esos “puntos negros”, se colocan cámaras bien visibles. La pretensión es que la amenaza de la multa disuada a los conductores de apretar el acelerador. El primer trimestre de prueba arroja un resultado excelente: se ha reducido la siniestralidad en todos y cada uno de esos puntos, siendo la reducción de un 36%. El alcalde da el visto bueno al proyecto, se firma el contrato y se amplía el presupuesto, ya que la efectividad se ha visto corroborada por los datos.

Todo realmente muy lógico y razonable ¿verdad? ¿O se está incurriendo en una falacia? Podéis releer y repensar el párrafo de arriba antes de seguir. Pues bien, en el párrafo anterior hay una falacia.

El artículo completo en:

Naukas

No hay comentarios.:

Publicar un comentario