Latest Posts:

8 de junio de 2014

En el 2025 los seres humanos se fusionarán con la red

En el 2025 podremos ver los primeros equipos con los que podamos interactuar a través de pensamientos.


La alarma de tus lentes comienza a sonar incansablemente y de inmediato, una pequeña luz parpadeante aparece en la esquina del cristal derecho. “Ver notificación”, dices en voz alta, al tiempo que se despliega y escucha la siguiente leyenda: “El refrigerador se encuentra a 36% de su capacidad, existe 5% menos de leche. Tiempo de vida del queso: 15 horas, jamón: 8 horas, fruta: 0 horas. ¿Desea ordenar productos?”. Basta responder que “Sí” y autentificar el pago vía el lector de retina incorporado para realizar la despensa de la semana.

Ese podría ser uno de los muchos escenarios que como usuarios viviríamos en el 2025, a medida que la web evoluciona y tendencias como los dispositivos vestibles y el Internet de las Cosas se expanden a todas las industrias y sociedad, de acuerdo con el reporte Digital Life in 2025 de The Pew Research y la Universidad de Elon.


El informe analizó las respuestas de 1,600 expertos en tecnología e innovación, quienes respondieron a preguntas sobre el impacto y la forma en la que teléfonos, lentes, relojes, automóviles, ropa, refrigeradores o casas inteligentes se comunicarán con Internet en la siguiente década.


Los entrevistados concordaron en tres grandes aspectos sobre cómo serán las sociedades y el Internet en 2025.


Chips hasta en la leche, en los refrescos y en el papel de baño

 

Patrick Tucker, autor del libro La verdad desnuda: ¿Qué pasa en un mundo que es capaz de anticipar todos tus movimientos?, menciona que en 2008 ya existían más dispositivos conectados a internet que humanos, para 2013 se registraron más 13,000 millones y en 2020 se espera que la cifra rebase los 50,000 millones. “Estamos hablando de teléfonos, tablets y computadoras, pero también de sensores, implantes, radares y aparatos que ni siquiera se han concebido aún”.

¿Qué tipo de dispositivos podrían ser? Cartones de leche, bebidas o alimentos con sensores integrados, que sean capaces de conectarse al refrigerador del usuario para notificarle su estado, tiempo de caducidad o si están por agotarse.


Algunos de los expertos consultados afirmaron que el costo de los chips será tan bajo para 2025, que incluso los dispensadores de papel sanitario en las oficinas y hogares podrían integrar sensores para alertar al usuario vía web cuando el rollo esté por agotarse.


“La mayoría de nuestros dispositivos se comunicarán con Internet sin que lo solicitemos.

En los próximos 11 años muchos de los aparatos electrónicos que tengamos vivirán sobre nosotros. Por ejemplo, los circuitos en los lentes (como Google Glass) serán tan diminutos que serán casi invisibles al ojo humano”, explica Paul Saffo, director de Discern Analytics.


Pero no sólo los alimentos y accesorios podrían beneficiarse del internet en 2025. Para Jim Hendler, profesor de Ciencia Computacionales del Instituto Politécnico Rennsselaer en Nueva York, en la próxima década los sensores subcutáneos que entreguen datos en tiempo real sobre el estado de salud de un paciente serán un común denominador.


“Aparatos como Fitbit evolucionarán en sistemas capaces de medir el nivel de azúcar en la sangre, la ingesta real de calorías, la presión sanguínea o incluso detectar ciertas patologías. Su objetivo será dar mejor información sobre el estado de salud del usuario, pero también podrán conectarse de manera directa con médicos personales o servicios de urgencias en caso de riesgos o accidentes”, respondió Hendler en el reporte.



El artículo completo en:

Novedades Tabasco

No hay comentarios.:

Publicar un comentario