Latest Posts:

3 de diciembre de 2013

Experimento: La arena mágica que repele el agua

Todos sabemos que el agua se lleva bien con la arena. Resulta imprescindible, por ejemplo, a la hora de levantar castillos en la playa. Sin embargo, con un sencillo procedimiento, podemos convertir nuestra arena en hidrófoba, repelente al agua.

Para conseguirlo, basta con poner arena en la fuente metálica, y hornearla durante una hora a fuego medio para extraer toda la humedad que puedan contener los granos de arena. Al enfriarse la arena, debemos rociarla con spray impermeabilizante. A continuación, se sacude un poco la fuente para que los granos de arena se giren, para vuelve a aplicar el impermeabilizante.

Hay muchas marcas de impermeabilizante o protector de tejidos, como Scotchguard, de la marca 3M. Se utiliza justamente para impermeabilizar superficies que pueden dañarse al humedecerse, como por ejemplo una alfombra, zapatos de gamuza, etc.



Fuente:

Xakata Ciencia

No hay comentarios.:

Publicar un comentario