Latest Posts:

21 de noviembre de 2013

Un 'corazón' que bombea orina para los eco-robots del futuro


El sistema que imita el bombeo del corazón.

Hace años que los científicos se dieron cuenta de lo valiosos que son los desechos para producir energía. Una gran variedad de residuos y bacterias han sido ya utilizados para fabricar biocombustibles con mayor o menor éxito y los desechos procedentes del cuerpo humano también están en su punto de mira. Por otro lado, los científicos han encontrado en los sofisticados mecanismos con los que la naturaleza ha dotado a los seres vivos una inspiración para desarrollar robots y diversos dispositivos.

Ambas líneas se combinan en un estudio publicado esta semana en la revista Bioinspiration and Biomimetics. A un equipo de científicos británicos se les ha ocurrido utilizar la orina para alimentar a los robots del futuro. Según detallan en esta investigación, han desarrollado un dispositivo que imita a un corazón humano y es capaz de transformar la orina humana en electricidad. Su objetivo es lograr que produzca energía suficiente para abastecer a robots que puedan trabajar de forma autónoma.

La investigación ha sido desarrollada en el Laboratorio de Robótica de Bristol, un proyecto conjunto de las universidades West of England y de Bristol. A lo largo de la última década han ido desarrollando en este centro cuatro generaciones de robots ecológicos denominados EcoBots. Cada uno de ellos está impulsado por electricidad que ha sido generada a partir de microorganismos que digieren residuos procedentes de materia orgánica.

En el laboratorio los científicos ya han logrado, por ejemplo, generar electricidad para recargar un teléfono móvil utilizando bacterias que se nutren de orina.

Materiales deformables

Para desarrollar el dispositivo inspirado en el corazón humano han utilizado una generación de materiales inteligentes que son capaces de volver a su posición original después de ser deformados, imitando así el comportamiento de los músculos del cuerpo.

"El corazón es uno de los mecanismos más elegantes que hay en la naturaleza. Y durante mucho tiempo ha fascinado tanto a científicos como a artistas", escriben los autores del artículo, que menciona cómo ya durante el Renacimiento Leonardo da Vinci estudió la anatomía de un corazón de un buey.

Este tipo de robots ecológicos, proponen los autores de este trabajo, podrían ser utilizados para monitorizar áreas en las que, por ejemplo, haya niveles peligrosos de contaminación para las personas o depredadores que puedan suponer una amenaza. Estos dispositivos serían capaces de recoger los residuos y de convertirlos en electricidad, de forma que apenas tuvieran que requerir mantenimiento.

"Especulamos con la posibilidad de que en el futuro, los EcoBots alimentados con orina podrían utilizarse para medir parámetros como la temperatura, la humedad o la calidad del aire. Si se utilizara un cierto número de EcoBots se podría implantar una red de sensores móviles", explica en una nota de prensa Peter Walkers, investigador del Centre for Fine Print Research, de la Universidad West of England. "En un entorno urbano, podrían recolectar la orina de baños públicos. En áreas rurales, los desechos podrían ser recogidos en las granjas", propone Walters.
Fuente:

No hay comentarios.:

Publicar un comentario