Latest Posts:

20 de noviembre de 2013

Los orígenes de la competitividad o "¿Por qué a la gente le gusta tanto ganar?"

Porque, al igual que otros animales, los seres humanos evolucionaron mediante la competencia y la selección natural. Los primeros humanos que tenían un fuerte deseo de superar a los demás habrían encontrado comida de mejor calidad o mejores parejas, y pasaron el deseo de ganar a las siguientes generaciones.

En la mayoría de las sociedades los hombres son más competitivos que las mujeres, y esta diferencia ya se nota desde los tres años de edad.

El deseo de mostrar la propia superioridad, de pertenecer al equipo ganador es parte de la naturaleza humana. Sin embargo, este deseo no nos hace necesariamente felices.

Perder resulta doloroso, pero ganar -y la presión que implica el trabajo para conseguirlo- también puede ser muy estresante.

Fuente:

BBC Ciencia

No hay comentarios.:

Publicar un comentario