Latest Posts:

18 de septiembre de 2013

Del folder a la tablet

La universidad camina lentamente, pero sin descanso, hacia las nuevas tecnologías. los alumnos llevan ventaja en un proceso sin vuelta atrás.



Las 10 'apps' imprescindibles 
Para coger apuntes:
Evernote. Para coger notas, hacer fotos, crear listas y grabar voz. Tiene sincronización en la Nube. Gratuita. Para iOs y Android. evernote.com

Noteshelf. Tiene una interfaz muy cuidada y un amplio abanico de herramientas. Útil para carreras que necesiten hacer dibujo. 5,49 euros. Para iOs.

Para leer:
iBooks. Permite descargar y leer libros, subrayar y añadir notas. Tiene acceso directo a la biblioteca de Apple. Gratuita. Para iOs.

GoodReader. Para leer y tomar notas sobre archivos txt y PDF. 4,49 euros. Para iOs.

Para hacer listas:
Wunderlist. Una aplicación sencilla e intuitiva para organizar y compartir tareas. Gratuita. Para iOs y Android. wunderlist.com

Any.DO. Permite hacer listas, sincronizarlas y compartirlas con otros dispositivos. Gratuita. Para iOs y Android. any.do

Para trabajar en grupo:
Google Drive. Para compartir un documento para editarlo de forma simultánea y guarda constantemente la última versión. Cualquier dispositivo. Gratuita. drive.google.com

Dropbox. Todo se archiva gratis en la Nube, para consultarlo y sincronizarlo de forma instantánea con otros dispositivos. Gratuita. Para iOs y Android. dropbox.com

Para trabajar sin ordenador:
iWork. Es un tridente de apps –Numbers, Pages y Keynote– que hace las mismas funciones que Microsoft Office y que es compatible con este. 8,99 euros cada una. Para iOs
QuickOffice. Tiene procesador de textos, hoja de cálculo y PDF. Es compatible con Microsoft Office y permite introducir cambios en los archivos. Gratuito con versión Pro por 13,99 euros.

No hay bullicio. Ni mochilas y cuadernos apoyados en la pared. Ni cientos de jóvenes hablando en los pasillos. Pero es una universidad que el curso pasado tuvo alrededor de 5.000 alumnos: la Universidad a Distancia de Madrid (Udima), que basa su enseñanza principalmente en las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Un ejemplo de la digitalización hacia la que caminan, inexorablemente, universidades, alumnos y profesores.

Pizarras digitales o podcasts. Palabras que siguen sonando lejanas para algunos, pero que son las nuevas formas de aprendizaje de alumnos que ya forman parte de la generación que ha nacido entre pantallas. Antonio Rodríguez, profesor de varias asignaturas de la Udima (entre ellas, del Máster en Educación y Nuevas Tecnologías), asegura que las tecnologías permiten generar material educativo sin perder calidad y eliminan barreras. “Se trata de personalizar Internet”.

La Red, las asignaturas, los trabajos… todo es individual, y a distancia. “No significa menos contacto. Mis alumnos del máster son 33. Miro sus correos diariamente uno a uno, contesto uno a uno”, afirma Rodríguez. Se ponen cara en dos dimensiones a través de videoconferencias y redes sociales. La tercera aparece en los exámenes semestrales, presenciales obligatoriamente. El hecho de no tener que asistir cada mañana a una clase no exime del trabajo diario. “Todos los materiales educativos están preparados para cualquier soporte. Antes hacías cola en reprografía para ir cogiendo. Ahora pueden estudiar desde el minuto cero, porque todo está colgado en la web”.

Para Antonio Rodríguez solo hay una cosa que no cambia en las necesidades de aprendizaje: leer. “Puedes ver mil vídeos u oír mil podcasts, pero lo que deja una lectura es insustituible para el alumno”. Estudiantes que, en este tipo de educación, cambian sensiblemente el perfil: algunos quieren ampliar su formación o estudiar lo que realmente deseaban en su primera elección. También cambian las características del profesorado. En la Udima, la media es de 40 años, y todos sin excepción tienen amplios conocimientos en nuevas tecnologías, que son para Rodríguez el nuevo papel y lápiz. “Hace 20 años, las universidades que no tenían televisión y radio se quedaban cojas. Ahora, si no dominas las TIC, te quedas igual, cojo”.

Lea el artículo completo en:

El País Ciencia

No hay comentarios.:

Publicar un comentario