Latest Posts:

30 de agosto de 2013

Qué son las amebas y qué provocan


que-son-las-amebas-y-que-provocan-1.jpg

¿Habías escuchado hablar de la ameba? Se trata de un microscópico protozoario que en ciertas circunstancias puede causar la muerte de una persona. Muy pocos conocen de este organismo letal que habita en el fondo de lagos y estanques. Si piensas en ir a nadar, te invito a informarte acerca de qué son las amebas y qué provocan.

Algunos antecedentes

que-son-las-amebas-y-que-provocan-2.jpg

Tras un primer caso de una niña de Arkansas, quien se contagiara después de nadar en un lago de fondo arenoso en el parque acuático de Little Rcok, se reportó un segundo caso, ahora de un niño afectado con este extraño parásito que se introduce a través de las fosas nasales y que se come el tejido cerebral.

Esta rara enfermedad conocida como Meninjoencefalitis Amibiática Primaria (PAM, por sus siglas en inglés), es causada por una clase de ameba llamada Naegleria Fowleri. Este microscópico protozoario suele alimentarse de bacterias y su hábitat natural son las capas sedimentarias de lagos y estanques cálidos.

De acuerdo con el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), las víctimas contagiadas mueren al quinto día de haber sido infectadas con el parásito.

Desde el año 1962 sólo ha habido un sobreviviente a esta enfermedad, pero la niña de doce años, quien fuera hospitalizada el mes pasado, ha mejorado notablemente, habiendo abandonado el área de cuidados intensivos del del Arkansas Children's Hospital.

Características

que-son-las-amebas-y-que-provocan-3.jpg

En determinadas condiciones, las amebas pueden desarrollar flagelos que los ayudan a desplazarse rápidamente en el agua, buscando condiciones más favorables. Cuando las personas buscan refrescarse en lagos y estanques durante el verano, el parásito se introduce a través de las fosas nasales, llegando a alojarse en el cerebro.

Los síntomas de esta enfermedad son dolor de cabeza, tensión en el cuello y vómitos que progresan en malestares más serios, como el coma, llegando a la muerte alrededor del quinto día.

La ameba suele desarrollarse en agua fresca en lugares cálidos, incluso se pueden encontrar muestras de ellas en agua ligeramente clorada. Sin embargo no hay evidencias de amebas en piscinas con un óptimo mantenimiento. Clorar el agua y filtrarla reduce enormemente el riesgo.

Desde 1962 se han registrado 128 enfermos de PAM, de los cuáles sólo ha habido un sobreviviente, sin tomar los últimos.

No puede determinarse si hay inmunidad, pero no a todas las personas que nadan en los estanques les afecta. De igual manera, todos los casos, incluso el sobreviviente, han sido tratados con antibióticos.

Las infecciones son muy escasas, pero si se quiere reducir el riesgo se pueden cubrir las fosas nasales con los dedos o con clips de nado cuando se esté en estanques de agua fresca. También puede mantenerse la cabeza fuera del agua. Otra opción es evitar remover el fondo de los estanques, donde la ameba puede vivir.

¿Habías oído hablar de las amebas?

Tomado de:

Ojo Científico

No hay comentarios.:

Publicar un comentario