Latest Posts:

12 de marzo de 2013

Fallecimiento 2.0: ¿Qué sucede con tus redes sociales cuando mueres?

Antes, al morir, lo complicado era pensar qué poner en tu epitafio y llevar todo el papeleo del testamento; ahora, además, hay que preocuparse de la identidad 2.0. ¿Qué ocurre con los perfiles y contraseñas de Facebook y Twitter tras la muerte de los usuarios?. Durante los últimos años, con el desarrollo de los Social Media, las personas dejan un legado digital de mensajes, fotografías, vídeos y otras propiedades intelectuales que pueden permanecer por siempre en la nube o, por el contrario, fallecer junto a ellos.


cementerio


Legalmente, las redes sociales como Facebook y Twitter, plataformas de publicación de contenidos como Blogger y Tumbr o servicios de correo electrónico como Gmail no son transferibles a otras personas. Las compañías están lícitamente obligadas a proteger la intimidad de sus usuarios incluso después de la muerte, por lo que se negarán a facilitar las contraseñas de los fallecidos salvo que éste diera su previo consentimiento o se trate de la decisión de un juez.

En España no está legislado que los herederos puedan continuar con el perfil de un fallecido y acceder a todo su contenido privado, aunque cada vez se dan más casos de familiares y amigos que solicitan el acceso a las cuentas de sus recientes pérdidas, buscando consuelo o respuestas. Las alternativas que suministran las redes sociales son o bien convertir el perfil en una cuenta conmemorativa o bien cerrarlo por completo, demostrando el fallecimiento de dicha persona mediante un certificado de defunción o una esquela.

Facebook, con 750 millones de usuarios a nivel mundial, afirma que cada año fallecen alrededor de 200.000 usuarios de su red social. Si los familiares deciden convertir la cuenta en un mural conmemorativo, la página dejará de aparecer en las actualizaciones y recomendaciones, anulando también su afiliación a los grupos y los datos e información personal del contacto. El memorial será totalmente privado, sólo los amigos del usuario podrán ver sus fotos o dejar comentarios en modo de homenaje, quedando excluidas aquellas personas a las que el propietario no había agregado durante su vida o había eliminado anteriormente.

En el caso de Twitter, una cuenta memorable podrá mencionarse pero, al igual que Facebook, sólo por aquellos usuarios que seguían al difunto mientras estaba con vida ya que desaparecerá la opción de “seguir” la cuenta. La familia cercana también tendrá la posibilidad de pedir un archivo con todos los tuits del difunto, a excepción de los mensajes directos.

Por otro lado, los servicios de correo electrónico como Gmail suelen eliminar las cuentas que no registren actividad después de nueve meses, pero si se necesita acceder al contenido de la cuenta del fallecido, el sistema de mensajería instantánea lo proporcionará en casos excepcionales a un representante autorizado de ese usuario si puede demostrar que ha recibido correos de dicha cuenta anteriormente, pero en ningún caso se recibirán o enviarán correos desde dicha cuenta. Pese a esto, Google se reserva su derecho a denegar la petición.

Es diferente cuando se trata de un contenido que tiene valor en sí mismo y que el fallecido ha colgado en la red, como textos o fotografías profesionales inéditas en Internet. En estos casos, los herederos tendrán el derecho de los bienes a menos que el autor haya otorgado una licencia Creative Commons o similar.

La única manera de asegurar que la propiedad de la identidad 2.o tiene el destino correcto es hacer testamento de esta vida virtual o administrar su legado digital mediante empresas como SecureSafe donde podrás elegir a quién le otorgas el acceso a tu Facebook y Twitter o las fotografías de Flickr y Tumblr, entre otros documentos. 

Descarga SecureSafe en Uptodown | http://securesafe.uptodown.com/webapps

Fuente:

UPO to Down

No hay comentarios.:

Publicar un comentario